Astrologia Experimental

Inicio » Hipótesis » La sincronización como base del fenómeno astrológico

La sincronización como base del fenómeno astrológico

Anuncios

Entradas recientes

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 146 seguidores

Captura de pantalla 2018-02-11 12.06.53Se ha escrito mucho sobre las posibles leyes físicas que podrían fundamentar un fenómeno como el astrológico. Probablemente nos encontremos muy lejos de poder demostrar algo a este nivel. Los astrólogos hemos construido todo un corpus teórico basándonos meramente en la correlación entre la configuración del sistema solar y fenómenos más o menos concretos que ocurren aquí en la Tierra. Y no es poco. Sin embargo, escasas investigaciones como las de Gauquelin (Ertel, 1988) o Vernon Clark (1970) se han centrado específicamente en verificar si existe una relación estadísticamente significativa entre una carta natal y la persona.

Voy a permitirme el gusto de plantear una hipótesis física. Tómese como un ejercicio especulativo de exploración o un paseo por el Limbo.

Mi hipótesis a desarrollar se resumiría afirmando que al encontrarnos (la Tierra y el resto del Sistema Solar) en el mismo tejido espacio temporal nuestros ciclos estarán sincronizados y/o tendrán tendencia a que se sincronicen. 

Voy a tener que aclarar varias ideas: 1) cómo está constituido el Sistema Solar, 2) el fenómeno de sincronización de frecuencias.

1. El Sistema Solar

El Sistema Solar es un sistema donde el Sol lidera indudablemente. Se puede decir que la Tierra está dentro del Sol en cuanto a que está dentro de la estructura que genera a través de su gravedad, magnetismo y viento solar. Esto puede entenderse con las siguientes imágenes donde vemos los límites del Sistema Solar definidos por la llamada Nube de Oort y que se encuentra mucho más allá de Plutón.

Sin embargo, para mi elucubración voy a intentar centrarme en lo que me interesa.

Para empezar, sabemos que el Sol rota sobre su eje:

giphy

Cuando esto ocurre, cuando se define un eje en cualquier cuerpo esférico, podemos definir su Ecuador:

Así pues, el Sol tiene un Ecuador que si lo proyectáramos en un plano en todas las direcciones, como un disco, formaría un plano, que es el plano de la Eclíptica, donde se encuentran todos los planetas del Sistema Solar: 

 

Así pues, debido al efecto gravitatorio del Sol, todos los planetas parecen estar sobre el mismo suelo.

Ningún físico duda de que los planetas entre sí, por sus gigantescas masas estén interconectadas y compartan el mismo tejido espacio-temporal:

2. El fenómeno de la sincronización entre metrónomos

Un metrónomo es un instrumento para medir el tiempo y que los músicos usan para su trabajo. Uno de los fenómenos más curiosos es el que se observa cuando diferentes metrónomos que tienen una frecuencia diferente entre sí acaban sincronizándose perfectamente. He aquí un vídeo:

Este fenómeno no se explica por nada mágico, la explicación está en el hecho de que comparten una base común lo suficientemente móvil como para que la energía de los movimientos de los diferentes péndulos se afecten entre sí. En el vídeo, si la mayoría de metrónomos van hacia la derecha, poco a poco van imponiéndose sobre los demás, tanto a nivel de ritmo (más rápido o más lento) como de dirección (derecha o izquierda).

3. El fenómeno astrológico como sincronización

No hablo de sincronicidad, otro concepto usado para explicar lo astrológico, sino de sincronización entre el ritmo del Sol (sería el “gran metrónomo”) y los planetas. Bajo el supuesto de que hay tendencia a la armonización entre los diferentes cuerpos celestes (y que también veríamos en el fenómeno de Resonancia Orbital), el supuesto astrológico sería que estos ciclos planetarios, con los que compartimos un mismo suelo, estarían de alguna manera sincronizados con nuestros ciclos más mundanos. Algo parecido ocurriría entre la Tierra y los terrícolas, nosotros, en la medida que estos ritmos impuestos por los grandes metrónomos estelares, irían calando en sus subsistemas.

Referencias

  • ERTEL, Suibert (1988), “Raising in the hurdle for the athletes’  Mars Effect: Association Co-varies with Eminence”, Journal of Scientific Exploration, 2, 1.
  • CLARK, Venon (1970), “Experimental Astrology”, Aquarian Agent, USA, VOL 1 Nº 9, pp 22-23
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s