Astrologia Experimental

Inicio » Controversias » Misterios en los resultados de M. Gauquelin

Misterios en los resultados de M. Gauquelin

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 166 seguidores

Captura de pantalla 2018-08-03 02.17.34.png

El siguiente texto traducido representa la segunda parte de una serie de tres partes (primera parte) escritos por Geoffrey Dean, seguramente el mayor experto en astrologia y ciencia. En esta ocasión el texto explora diferentes artefactos relacionados con las investigaciones de Gauquelin. Dean encontró artefactos sociales reales que pudieran explicar dichas investigaciones. Esto supondría un duro golpe para los astrólogos que pretendiésemos afirmar la realidad de lo astrológico, sin embargo debemos asumir siempre la realidad, más allá de nuestros anhelos. Los hallazgos de Dean evidencian que la investigación en astrología debe prestar especial atención a los sesgos derivados de las creencias, y es que las convicciones pueden suponer aparentes influencias astrales.

El texto:

………………..

El trabajo Gauquelin
2. Opiniones, artefactos, misterios
por Geoffrey Dean

Resumen – Muchos astrólogos ven en los efectos planetarios de Gauquelin la mejor evidencia fáctica no sólo para la astrología, sino también para las limitaciones de la ciencia. Los científicos tienden a estar divididos, viendo los efectos planetarios como explicables en diferentes maneras, inexplicables, reales o como un artefacto. Pero el verdadero reto no son tanto los efectos planetarios como sus misterios asociados, tanto para la astrología como para la ciencia. Los misterios parecen total y absolutamente incomprensibles, ¿Pueden los artefactos explicarlos? Aquí un artefacto es algo más que astrología y que daría lugar a los efectos planetarios de Gauquelin. Los efectos planetarios tienen pequeños tamaños del efecto, y no necesitan de un artefacto para producir un pequeño tamaño del efecto. Se han identificado tres tipos de artefactos: (1) artefactos de ciclos naturales tales como la astronomía (Marte pasa más tiempo en conjunción al Sol que en oposición al Sol) y la demografía (la tasa de natalidad varía con el tiempo y lugar); (2) los artefactos de procedimiento, tales como el sesgo de selección (utilizar sólo los datos que funcionan) y estadísticas inadecuadas (disparar suficientes flechas y algunas están obligadas a acertar); y (3) los artefactos de la conducta social, tales como falsificación por los padres (ajustar los datos de nacimiento para que coincida con la astrología que se desea) y auto-atribución por parte de los sujetos (ajustar el comportamiento para que coincida con la astrología). Los artefactos de tipo (1) y (2) no explican la mayoría de los misterios planetarios y los efectos planetarios persisten cuando se controlan los artefactos. Por lo que estos artefactos continúan siendo artefactos, no una explicación de los efectos planetarios. Los artefactos tipo (3) explican fácilmente cada misterio incluyendo la aparente desaparición de efectos de herencia. La probabilidad de que esto ocurra por casualidad es insignificante. Sin embargo los artefactos sociales siguen siendo artefactos, no una explicación de los efectos planetarios. Se convierten en una explicación sólo si los efectos planetarios desaparecen cuando se controlan los artefactos, como cuando los nacimientos son reportados por los médicos en lugar de por los padres, y el niño ignora sus planetas de nacimiento. Hasta el momento no se sabe si lo hacen o no, aunque los escépticos podrían argumentar que el fracaso de Gauquelin para encontrar efectos planetarios y de herencia en nacimientos recientes ya ha puesto este punto a prueba. Los artefactos sociales claramente tienen que ser mejor controlados antes de que los investigadores puedan seguir adelante. Se incluyen fuentes para los lectores que deseen obtener más información.

La Parte 1 dio una historia ilustrada concisa de los trabajos y los resultados de los Gauquelins basada en sus numerosos libros y artículos. La Parte 2 retoma los temas cruciales de los artefactos y cómo se podrían explicar los desconcertantes misterios creados por los efectos planetarios de Gauquelin. Al igual que antes, “Gauquelin” significa Michel Gauquelin (1928-1991) y “los Gauquelin” significa Michel y Françoise (1929-2007), su esposa de origen suizo y su compañera de trabajo hasta 1985. Donde los detalles de las fuentes son incompletos los detalles se encuentran en la Parte 1.

Introducción

Como se mostró en la Parte 1, las pruebas de Gauquelin de signos, aspectos, tránsitos y astrólogos fueron negativas. Las pruebas de posiciones planetarias diurnas fueron positivas, pero solo para profesionales eminentes y solo para la Luna, Marte, Júpiter y Saturno. Los efectos planetarios parecían estar relacionados con la ocupación en vez de los rasgos de carácter, y sus tamaños de efecto eran muy pequeños, típicamente alrededor de 0.04 cuando se expresa como una correlación. No hubo efecto para la gente común tales como los que visitan a los astrólogos. Los efectos de herencia entre padres e hijos fueron inicialmente positivos pero el tamaño de efecto fue apenas de 0.02, y en pruebas posteriores el efecto pareció desaparecer. No hubo efectos planetarios o de herencia para el Sol, Mercurio, Urano, Neptuno o Plutón.

El trabajo de Gauquelin simultáneamente desacreditó la astrología y la reemplazó con débiles efectos planetarios sin uso práctico. A pesar de su tamaño de efecto diminuto, los efectos planetarios atrajeron una enorme controversia sobre si eran reales y (si fueran reales) lo que los causaba. En efecto, hubo un desacuerdo total sobre si los planetas podrían afectar a las personas. Pero los efectos planetarios crean misterios mucho mas intrigantes que esto, y son estos misterios los que representan el verdadero desafío del trabajo de Gauquelin y el auténtico legado de su asombrosa labor. Es por eso que las explicaciones que abordan sólo los efectos planetarios y no los misterios, como la química pineal (Frank McGillion, Blinded by Starlight, Xlibris 2002), la reencarnación (Peter Roberts, Message of Astrology, Aquarian 1990) y la resonancia magnetosférica (Percy Seymour, Scientific Proof of Astrology, Quantum 2004), son prematuros e incompletos. En lo que sigue, trato los artefactos en el trabajo de Gauquelin y su relevancia para los misterios desconcertantes. Primero algunas opiniones.

Opiniones de astrólogos

Como señaló el astrólogo Neil Spencer, algunos astrólogos “eran indiferentes o claramente hostiles [a los estudios de Gauquelin], percibiendo una amenaza al orden astrológico en las columnas de estadísticas de Gauquelin y un escuadrón científico al acecho en el caballo de Troya de sus gráficos planetarios” (True as the Stars Above 2000: 96). Sin embargo, muchos astrólogos ven los efectos planetarios de Gauquelin como la mejor evidencia factual no sólo para la astrología, sino también para las limitaciones de la ciencia. Algunos ejemplos:

  • John Addey, escribiendo alrededor de 1980, dice: “Nunca más los científicos serán capaces de cerrar los ojos a una de las verdades primarias sobre la relación del hombre con el cosmos” (A New Study of Astrology Urania Trust 1996: 69).
  • Malcolm Dean dice: “El descubrimiento de las influencias planetarias seguramente se considerará uno de los logros científicos más importantes de nuestro siglo. Una vez que la negatividad omnipresente hacia las influencias cósmicas disminuya, el reconocimiento vendrá a continuación sin duda” (The Astrology Game, Beaufort 1980: 271).
  • Rob Hand dice que “no tienen explicación mecanicista conocida y que agotará las posibilidades del mecanismo para encontrar una” (en Mann AT (ed) The Future of Astrology Unwin 1987: 37), y “Creo que la astrología puede ser de hecho una prueba de ámbitos [superiores], porque no veo ninguna manera de explicar el “Efecto Marte” mediante interacción mecánica” (en Philippson G Astrology in the Year Zero Flare 2000: 118).
  • Peter Roberts dice: “Los hallazgos de Gauquelin contradicen el sentido común. Por lo tanto se necesita algo poco común para entenderlos” (The Message of Astrology Aquarian 1990: 109). Esto llevó a su teoría de la reencarnación mencionada anteriormente.
  • John Anthony West afirma que el trabajo de Gauquelin “abre el camino a una ciencia más profunda y realista: una en la cual el significado ciertamente (y probablemente la consciencia) no puede ser excluido … las estadísticas de Gauquelin deben ser aceptadas como concluyentes … el conjunto de evidencias más convincente que apoya la astrología“(The Case for Astrology Penguin Arcana 1991: 311, 353, 433).
  • Kenneth Irving dice que “para que ningún escéptico recién llegado se pregunte, los mismos resultados reales de Gauquelin han sido investigados en detalle por muchas personas, independientemente de Gauquelin, y no queda duda de su solidez” (American Astrology, 51, enero de 1994).
  • Peter Malsin dice: “Debido a que los métodos de procedimiento de Gauquelin estaban en minuciosa conformidad con los estándares de la investigación experimental, y debido a la magnitud de sus experimentos, sus hallazgos constituyen el caso experimental más potente hecho para la astrología” (The Eyes of the Sun: Astrology in light of Psychology New Falcon 1997: 77).
  • Nick Campion y Steve Eddy dicen que “El Efecto Marte, descubierto por el estadístico francés Michel Gauquelin, podría resultar en uno de los descubrimientos más revolucionarios en la historia de la ciencia. (…) La búsqueda de un mecanismo en el sentido en que lo entendemos puede ser engañosa; tal vez la verdadera explicación debe esperar a un avance en el estudio de la conciencia” (The Art and Science of the Stars Bloomsberg 1999: 166).
  • Charles y Suzi Harvey dicen que “las observaciones [de Gauquelin] se han replicado una y otra vez con nuevas muestras de datos … es hora de que los escépticos acepten la realidad de estos resultados y acepten el reto que presentan a la visión del mundo prevaleciente” (Principles of  Thorsons 1999: 15).
  • Patrick Curry dice que “los intentos de justificar los resultados de Gauquelin en relación a artefactos no han sido convincentes, y ninguno más que el esfuerzo más reciente de Dean [una versión anterior de esta Parte 2] (…) El efecto Gauquelin sigue siendo obstinadamente provocativo tanto para los astrólogos como para los científicos: Efectos demasiado débiles para ser útiles pero demasiado significativos para ser totalmente ignorados“(Astrology, Science and Culture Berg 2004: 72).

En resumen, estos astrólogos sostienen que los efectos planetarios de Gauquelin son una verdad primaria, un logro científico importante, sin explicación mecanicista, poco común, concluyente, sólida, fuerte, revolucionaria, desafiante a la visión del mundo prevaleciente y obstinadamente no ignorable.

Opiniones de científicos

El acuerdo entre los astrólogos no coincide con el acuerdo entre los científicos.

Algunos ejemplos:

  • El astrónomo George Abell dice: “No puedo imaginar un mecanismo por el que se pueda producir el efecto [de Gauquelin]. [Si fuera real] constituiría una nueva y fascinante frontera de la ciencia” (prefacio de Dreams and Illusions of Astrology de Gauquelin, Prometheus 1969: viii).
  • El psicólogo Hans Eysenck dice que “en lo que respecta a la objetividad de la observación, la significación estadística de las diferencias, la verificación de la hipótesis y la replicabilidad, hay pocos conjuntos de datos en psicología que puedan competir con estas observaciones (…) hay algo aquí que requiere explicación” (New Behavior 29 Mayo 1975: 246-249). Más tarde, con el psicólogo David Nias, añade que “la única manera en la que estos resultados serán invalidados será por el fracaso en poder replicarlos. Debido al número de replicaciones exitosas ya realizadas [por Gauquelin], esto parece ser una posibilidad muy remota. Más bien la tarea es explicar cómo los planetas podrían estar relacionados con el carácter” (Astrology Science of Superstition? 1982:209).
  • El psicólogo Graham Wagstaff, al comentar este punto de vista, dice que “seguramente incluso los observadores más informados e imparciales tendrían que cuestionar si las replicaciones de los mismos investigadores, por muy bien concebidas, justifican la conclusión de que los efectos han demostrado ser repetibles más allá de toda duda razonable“(Bulleting of the  British Psychological Society, April 1983: 131-132).
  • El estadístico bayesiano I. J. Good dice “Traté de disminuir el efecto Marte, en parte teniendo en cuenta una “selección especial” del planeta y atributos, y logré reducir el factor de Bayes a unos 60, pero confrontado con los efectos de Saturno, Júpiter y la Luna, este enfoque claramente no debilita los resultados de Gauquelin “(Journal of the American Statistical Association 98, 697-698, 1987).
  • El físico Anthony Garrett dice: “No se puede descartar que un solo planeta afecte sólo a las principales estrellas deportivas europeas, pero un mecanismo que hace esto y nada más es totalmente inverosímil, excepto aparentemente para Gauquelin, que ya reconoce que la mitad de los planetas no hacen nada” (British & Irish Skeptic Sep/Oct 1988:5).
  • El filósofo Paul Kurtz dice: “Lamentablemente, es difícil aceptar la tesis de Gauquelin cuando éste no sólo formula la hipótesis de un efecto planetario, sino que está íntimamente involucrado en la recolección de datos” (Skeptical Inquirer Winter 1992: 161).
  • El psicólogo Suitbert Ertel, después de re-analizar tres pruebas del efecto Marte de escépticos belgas, estadounidenses y franceses, dice: “La evidencia del efecto Marte, obtenida por los escépticos bajo su propio control, es ahora abundante. El siguiente paso sería dejar de creer que el efecto no puede existir“(en Ertel e Irving, The Tenacious Mars Effect, Urania Trust 1996: SE-46).
  • El matemático Jan Willem Nienhuys, tras revisar los datos utilizados en la prueba francesa anteriormente mencionada, Dice “Michel Gauquelin (…) mostró un fuerte sesgo en una prueba pública y crucial. No puedo ver cómo alguien puede seguir sosteniendo que sus datos son dignos de una atención seria“(en Bensky et al. The Mars Effect Prometheus 1996:142).
  • El astrónomo Percy Seymour dice “los críticos no podían concebir un mecanismo por el cual estos resultados [planetarios] podrían ser entendidos. [Pero estos] pueden ser entendidos en términos causales por medio de entidades físicas conocidas que operan de una manera particular” (The Scientific Proof of Astrology Quantum 2004: 226). Esta era su teoría de la resonancia magnetosférica.

En resumen, los científicos se han dividido. En su opinión, los efectos planetarios de Gauquelin son inexplicables, merecedores de atención seria, replicables, cuestionables, significativos, inverosímiles, inaceptables, reales, indignos de atención seria y explicables en términos causales. Contra estas opiniones contradictorias podemos tener en cuenta que nuestro conocimiento de los efectos planetarios no es exhaustivo, por lo que no podemos saber qué podrían traer nuevas investigaciones, especialmente cuando pocos de los científicos anteriores han hecho nuevas investigaciones que no sean desde su sillón. Y nuevas investigaciones llevan tiempo.

Por ejemplo, las hadas Cottingley se mantuvieron durante más de 60 años antes de desmoronarse. Tomó 40 años para que las hermanas Fox reconocieran que sus comunicaciones con el mundo espiritual eran una broma de colegiala. Tanto Piltdown Man y las “pruebas estancas” de Soal para psi se supo que eran  fraudulentos sólo unos 40 años más tarde. Se tardó casi 60 años en saber que la famosa fotografía de espíritu de 1919 tomada por el Dr. d’Aute Hooper y la famosa fotografía de 1934 del monstruo del Lago Ness eran falsas. Se ha tardado más de 60 años en descubrir que el efecto de oveja-cabra y el efecto de la declinación, generalmente vistos como apoyo a la percepción extrasensorial en la adivinación de las cartas, se deben al efecto de las variables de personalidad sobre el comportamiento de adivinación secuencial que tiende a coincidir (ovejas) o no (cabras) con las tiradas probabilísticas limitadas posibles en una baraja de 25 cartas de Zener. Incluso cuando declaraciones más directas atraen una amplia investigación, clasificarlas normalmente toma alrededor de diez años, ya sea positivo (por ejemplo, causas bacterianas de úlceras) o negativo (por ejemplo, polywater). En lo que sigue veremos cómo las opiniones anteriores acerca de los efectos planetarios, ya sean de astrólogos o científicos, podrían ser prematuras.

Preocupación por artefactos

La palabra artefacto tiene varios significados. En la arqueología (donde se suele escribir artefacto) es algo hecho por alguien, por ejemplo un fragmento de cerámica. En biología es algo que se ve en el tejido, por lo general bajo un microscopio, que no está presente en el tejido vivo, por ejemplo marcas debido a tinción defectuosa. En psicología es algo que no está presente naturalmente, un subproducto del procedimiento, por ejemplo, la altura media de los hombres después de excluir a los hombres altos sería un artefacto de exclusión. En los efectos planetarios de Gauquelin, un artefacto sería algo distinto de la astrología que diera el mismo resultado.

En su artículo en la revista Journal of the American Statistical Association 98, 697-698, 1987, el estadístico I.J.Good describe cómo los artefactos podrían desempeñar un papel en los resultados de Gauquelin de la siguiente manera (de hecho su idea es ahora conocida como no válida, pero ilustra el sentido): “Hay una correlación entre el mes de nacimiento y la clase social por lo menos en Gran Bretaña (Smithers, 1984), y los mejores profesionales tienden a tener padres ricos. Si existe también una correlación entre la riqueza de los padres y la hora informada de nacimiento y una correlación adicional entre la hora del día y si un planeta está en sectores clave, entonces uno tiene el comienzo de una explicación de un artefacto de correlación espuria“(p.698).

Ahora un punto crucial. Los efectos planetarios de Gauquelin tienen tamaños de efecto diminutos, y no se necesita mucho de un artefacto para producir un pequeño tamaño de efecto. Sin embargo, los tamaños de muestra requeridos para medir con fiabilidad tales diminutos tamaños de efecto son a menudo incluso mayores que los proporcionados por los datos de Gauquelin. Por ejemplo, el tamaño de muestra  de N = 2000 típico de Gauquelin podrá detectar de forma fiable un tamaño de efecto de alrededor de 0.07 (casi el doble del tamaño de efecto típico), pero para detectar de manera fiable 0.02 (la mitad del tamaño de efecto típico) requiere N = 25.000. En efecto, solemos tender a ser confrontados con detectar susurros sobre el rugido del tráfico de la ciudad. Si hemos de proceder con todo debemos atender menos a los resultados individuales y más al panorama general. Lo que importa es la explicación consistente de los misterios planetarios y si los efectos planetarios persisten cuando se controlan los artefactos.

Los Gauquelins y sus críticos estaban generalmente preocupados por dos tipos de artefactos, específicamente: (1) los artefactos de ciclos naturales tales como efectos astronómicos (Marte pasa más tiempo en conjunción con el Sol que opuesto al Sol) y efectos demográficos (la tasa de natalidad varía con el tiempo y el lugar); y (2) los artefactos de procedimiento tales como el sesgo de selección (utilizar sólo datos que funcionan) y estadísticas inadecuadas (disparar suficientes flechas y algunas están destinadas a dar en el blanco). Hoy podemos añadir (3) los artefactos de conducta social tales como falsificaciones de los padres (ajustar los datos de nacimiento para que coincida con la astrología deseada). La cuestión es, cada artefacto tiene el potencial de producir efectos astrológicos que no tienen nada que ver con la astrología. A continuación, se exploran estos artefactos de uno en uno.

Artefactos de ciclos naturales (astronomía, demografía)

Al principio, los críticos afirmaban que los efectos planetarios podían ser explicados como artefactos de astronomía y demografía. Señalaban que la frecuencia sectorial esperada de un planeta no es uniforme, por lo que no se puede obtener simplemente dividiendo el número de nacimientos por el número de sectores. Depende de la estación (los días más largos en verano significan más planetas por encima del horizonte y por lo tanto más en sectores clave), la tasa de natalidad (variable durante el día y el año), el movimiento planetario (puede ser altamente no-uniforme, por ejemplo debido a la retrogradación), y una muestra en particular (por todas las razones indicadas anteriormente). Estas cuestiones llevaron a una controversia que duró más de treinta años antes de ser resuelta a favor de los Gauquelin.

Los Gauquelin habían tenido en consideración estas cuestiones mediante un elegante enfoque combinatorio descrito en su libro Methodes de 1956, resumido más tarde en APP 3(1), 20-23, 1985, que utiliza las diferencias en las posiciones sectoriales del Sol y planetas para corregir simultáneamente los efectos astronómicos y demográficos de la muestra real. Sin embargo, los críticos no prestaron atención. Es más, cuando el primer libro de Gauquelin fue publicado en 1955, él ya había enviado una copia con una invitación para verificar sus resultados a astrónomos como Pau Couderc y Bart Bok (ambos muy críticos de la astrología) y al Begian Comite Para (abreviatura del Comite belge pour l’Investigation scientifique des Phenomenes reputes paranormaux), que había sido fundado en 1949 para investigar demandas paranormales. Pero no hubo respuesta.

Cuando el segundo libro de Gauquelin se publicó en 1960 volvió a acercarse al Comité Para, pero ellos lo rechazaron bajo el argumento de que los nuevos datos de nacimiento serían difíciles de encontrar. En 1966 lo intentó de nuevo, señalando que nuevos datos no debían ser difíciles de encontrar en el deporte, simplemente porque cientos de deportistas habían adquirido protagonismo desde sus propias colecciones de datos y ahora eran enumerados en diccionarios biográficos. Esta vez el Comité acordó realizar una prueba independiente. Dos años más tarde le enviaron sus resultados iniciales para 535 campeones deportivos, que tal como había pronosticado Gauquelin mostraban un fuerte efecto planetario (el planeta era Marte, por lo que más tarde se llamó el efecto Marte). Ocho años más tarde el Comité publicó su informe oficial en su revista Nouvelle Breves 43, 327-343, 1976. Decía que no fueron capaces de encontrar ningún error en las frecuencias esperadas (su discusión ocupaba 11 páginas), pero en la sospecha de que alguno existía afirmaban que el efecto Marte no estaba probado.

El informe del Comité Para obvió mencionar que habían llevado a cabo pruebas adicionales conocidas como contra-experimentos, en los cuales las horas de nacimiento fueron cambiadas de un campeón a otro en un total de diez pruebas. Si el posible error existía entonces las diez pruebas deberían mostrar un efecto Marte. Pero no lo hicieron. Este resultado fue suprimido por el Comité durante seis años más hasta 1982, cuando Gauquelin les presionó al publicar los detalles en Zetetic Scholar (10:70). Sin embargo el Comité continuó argumentando que las expectativas no habían sido establecidas adecuadamente, por lo tanto (a pesar de su propia evidencia de lo contrario) el efecto Marte no estaba probado (Zetetic Scholar 10:66). Es decir, era debido a un artefacto desconocido.

Pero el interés por el efecto Marte estaba creciendo. En 1976 Marvin Zelen, profesor de bioestadística en la Universidad de Harvard, señaló que los no-campeones nacidos el mismo día que los campeones también mostrarían un efecto Marte si el efecto era realmente un artefacto de la astronomía y la demografía. Gauquelin recogió debidamente 16.756 no-campeones nacidos a menos de tres días y en el mismo sitio que los 303 campeones aleatoriamente seleccionados entre los datos de Gauquelin y el Comité Para (un mínimo de 300 era necesario para que la prueba fuera estadísticamente significativa) y envió a Zelen las 16.756 respuestas de las oficinas de registro.

El análisis fue realizado por Zelen asistido por el filósofo Paul Kurtz y el astrónomo George Abell, ambos grandes incrédulos del efecto Marte. Para su consternación el resultado claramente apoyó a Gauquelin. También confirmó que el error no especificado del Comité Para no existía. En 1977 el equipo Zelen publicó el resultado y trató de explicarlo señalando las fluctuaciones en el efecto Marte que aparecían cuando los 303 campeones eran subdivididos, lo que violaba su propio requerimiento de que la muestra no fuera menor de 300, y basado en fundamentos puramente estadísticos. Seis años más tarde, después de la presión de sus propios críticos, finalmente admitieron que “Gauquelin adecuadamente consideró factores demográficos y astronómicos para predecir la distribución esperada de los sectores de Marte para las horas de nacimiento en la población general” (Skeptical Inquirer Spring 1983: 77-82). Gauquelin había estado en lo correcto desde el principio.

Artefactos del procedimiento (sesgo, selección de datos, fraude)

Gauquelin era consciente de los problemas de sesgo, por lo que siempre comprobaba cada resultado. Por ejemplo en 1958 pidió a sus ayudantes que recalcularan las distribuciones planetarias para cinco profesiones y la correlación con sus resultados estaba siempre entre 0.96 y 0.99 (Les hommes et les astres 1960: 184). Posteriormente, hizo que el ordenador ACS recalculara cada carta natal realizada a mano años antes. Los efectos planetarios y los de herencia salieron ligeramente más débiles, probablemente debido a un sesgo inadvertido cuando se interpolaban a mano las tablas, por lo demás cada resultado fue confirmado (Correlation 4(1), 8-24, 1984).

(También hizo que el ordenador calculara qué tipo de sector daba los mejores resultados – aquellos basados en la actual salida y puesta de cada planeta, que era el enfoque descrito en sus libros populares, o aquellos basados en una tabla Placidus de casas modificada dada en Methodes, que era el enfoque que él utilizaba en la practica, véase Neo-Astrology 1991: 111. Los resultados mostraban que ninguno era consistentemente mejor que el otro. La variación del tamaño de los sectores en medios escalones de 36 sectores mostró que el tamaño de los sectores clave en la división de 36 sectores daba los mejores resultados.

Gauquelin también era consciente de los problemas de la selección de datos y el fraude, por lo que siempre tenía cuidado de usar todo el contenido de un diccionario biográfico, y publicar en inglés y en francés los datos de cada nacimiento y cada experimento. A veces el diccionario estaba equivocado o la oficina de registro no tenía los datos, así que había falta de datos. Pero todos los datos utilizados estaban allí documentados para que cualquiera los comprobara. También invitó a cualquiera a revisar sus registros, incluidas las miles de cartas recibidas de las oficinas de registro, todas ellas meticulosamente organizadas y libremente accesibles. En términos de receptividad, estableció normas muy por encima de las de sus oponentes.

Después del escándalo del Comité Para, se realizaron pruebas escépticas independientes del efecto Marte en 408 datos estadounidenses por el CSICOP (comenzado 1977 publicado 1979) y en 1066 datos franceses por el CFEPP (comenzado 1982 publicado 1996). Irónicamente, estas dos pruebas no fueron menos escandalosas que la prueba del Comité Para y simplemente inflaron la controversia para las que fueron diseñadas. Por ejemplo, el CFEPP y Gauquelin firmaron y publicaron (en Science & Vie, octubre de 1982) un acuerdo sobre el procedimiento que, entre otras cosas, decía que el CFEPP mantendría informado a Gauquelin del progreso y que cada paso debería recibir su aprobación antes de proceder. Pero a lo largo de los años, a pesar de sus muchas preguntas, guardaron silencio. Rompieron el acuerdo.

En resumen, los tres grupos escépticos aprovecharon todas las oportunidades para plantear dudas, ignorar los esfuerzos de Gauquelin para controlar los artefactos y para cuestionar su integridad, mientras descuidaban observar los procedimientos acordados. En general, se comportaron menos como científicos y más como una sociedad secreta con una agenda. En 1982, después de una cuidadosa evaluación de los argumentos de ambas partes, los psicólogos Hans Eysenck y David Nias (en Astrology Science o Superstition) concluyeron contra los grupos escépticos de la siguiente manera:

Lejos de mostrar la imparcialidad popularmente asociada con la ciencia, los críticos han salido de su camino para demostrar sesgos, prejuicios y hostilidad. (…) Hemos llegado a la conclusión definitiva de que los críticos a menudo se comportaban de una manera irracional y científicamente inusual, violando los principios que ellos mismos habían establecido, fallando en cumplir con sus propias reglas, obviando en consultar a los Gauquelins sobre los detalles de las pruebas a realizar, o fallando en informarles de los puntos vitales de los resultados. No hemos encontrado ninguna falta similar por parte de los Gauquelin, que parecen haberse comportado siempre de una manera tranquila, racional y científicamente aceptable, resolviendo las críticas mediante un re-análisis apropiado de los datos, la recopilación de nuevos datos, por muy laborioso que pudiera ser el proceso, y mediante la argumentación racional. No creemos que la comunidad “científica” emerja con gran reputación de estos encuentros“(p.202).

En última instancia, la documentación involucrada en los tres escándalos escépticos ocupaba unos increíbles 3 metros del espacio en la biblioteca de Gauquelin (Neo-Astrology 1991: 36). Los detalles se pueden encontrar en Truth about Astrology (1983: 97-114) de Gauquelin, y en detalle en Tanacious Mars Effect (1996) de  Ertel e Irving, que incluye una cronología de 26 páginas por Jim Lippard de eventos y publicaciones hasta 1995.

Pero en última instancia, las pruebas escépticas no tienen ninguna consecuencia, simplemente porque (1) procedieron como si no existieran efectos planetarios aparte del efecto de Marte, y (2) ahora hay suficientes réplicas independientes para demostrar que los hallazgos de Gauquelin son como él especificó hace más de 40 años en sus dos primeros libros. En resumen, los tamaños del efecto planetario siguen siendo pequeños, pero no pueden explicarse mediante artefactos de astronomía, demografía, sesgo, selección de datos o fraude. Los misterios permanecen. Ahora los artefactos de conducta social.

Artefactos de conducta social (falsificación, auto-atribución)

Los artefactos de conducta social eran sospechados por algunos y confirmados por mí durante ocho años de investigaciones que empezaron en 1991. Esencialmente son artefactos debido a la creencia en la astrología popular de la época, así como la creencia en los signos del sol hoy ha llevado a artefactos en el estudio de los signos del sol. En otras palabras, los artefactos de conducta social son otra historia diferente a los artefactos anteriores. También tienen una mayor probabilidad de resolver los misterios planetarios, por lo que se describen con más detalle. Lo que sigue es una versión actualizada y simplificada del trabajo previamente publicado tal como es citado en los agradecimientos.

Para establecer el contexto se debe tener en cuenta que los nacimientos de Gauquelin no son recientes (el 85% de los profesionales y el 65% de los padres nacieron hace más de 100 años), por lo que los estilos de vida y las formas de pensar modernas no se aplican. La mayoría de los nacimientos de Gauquelin ocurrieron durante el siglo XIX y principios del XX en Europa Occidental, cuando las condiciones de vida eran muy diferentes de las de hoy, y cuando las primeras visiones del mundo todavía sobrevivían, véase la Figura 1. Era un tiempo en el que los nacimientos eran reportados verbalmente en la oficina de registro por los padres, cuando las ocupaciones y el prestigio eran rasgos de las familias, y cuando algunos almanaques populares dieron origen a los tiempos de ascenso,  establecimiento y a veces los de la puesta de los planetas visibles. Fíjense cómo lo último sugiere inmediatamente una coincidencia provocadora de los hallazgos de Gauquelin.

g-arti01

Figura 1. A la izquierda, la antigua visión de un mundo en manos de Dios (que incluía la interacción hombre-macrocosmos de la astrología) estaba cambiando lentamente a la visión, en la derecha, más allá del árbol del conocimiento, un mundo en manos del hombre . La vieja visión todavía estaba alrededor durante los nacimientos de Gauquelin. Hoy ha desaparecido, por lo que no podemos ver el significado que los planetas tuvieron antes. La imagen es de un grabado sobre madera de 1727.

La profesión-herencia de los Gauquelin. Results of Series A & B (LERRCP, París 1972) es un libro de tamaño grueso (de tamaño US-quarto) de 211 páginas mecanografiadas por ellos mismos. Textos paralelos en inglés y en francés dan detalles completos de sus resultados planetarios y hereditarios hasta ese momento. En 1979 en Nueva York se podía comprar una copia por 12$. En la página 50 facilita los números de profesionales eminentes nacidos en cada hora para cada una de las diez profesiones. La revisión revela que la proporción nacida a medianoche varía mucho de una profesión a la siguiente. Gauquelin nunca mencionó esta variación, por lo que ¿podría significar algo? Para averiguarlo, hice un gráfico más grande del tamaño de efecto planetario para cada grupo profesional contra la proporción nacida a medianoche. Aquí el tamaño del efecto está dado por (O-E) / (N-E), técnicamente conocido como kappa de Cohen, donde O y E son las frecuencias Observadas y Esperadas en sectores clave y N es el tamaño de la muestra. Así, para 1095 científicos, el mayor tamaño de efecto planetario es para Júpiter y es (148-180.4) / (1095-180.4) = -0.035, lo cual es negativo porque en este caso Júpiter muestra un déficit en sectores clave. Aquí sólo la magnitud es relevante, así que ignoré el signo y tomé el tamaño de efecto como 0.035.

Como no hay razón para suponer que la medianoche tenga algo que ver con los efectos planetarios, esperaba que la gráfica no pareciera nada en particular. De hecho, fue extraordinario, véase la Figura 2. Hay diez grupos de profesionales más Mm = músicos militares:

g-arti02

La figura 2 muestra que los tamaños de efecto planetario tienden a aumentar a medida que disminuye la proporción de los nacidos a medianoche. A pesar de la incertidumbre estadística en la medición de tamaños de efecto tan pequeños, la correlación es notablemente fuerte y altamente significativa. Gauquelin nunca mencionó esta correlación, pero había estado en sus datos todo el tiempo. ¿Podría haber algo especial sobre la medianoche? Para averiguarlo, hice un gráfico del número de nacimientos de profesionales en cada hora como se muestra en la Figura 3.

Captura de pantalla 2018-08-03 00.15.17

La Figura 3 muestra que la medianoche tiende a ser dramáticamente evitada. De hecho, tal evitación aparece en muchos conjuntos de registros de nacimiento más antiguos, por lo que a primera vista no hay nada especial en los datos de Gauquelin. La explicación usual es que los registradores redondeaban los tiempos de la medianoche para evitar la ambigüedad en sus registros (los días comienzan y terminan a la medianoche, así que ¿a qué final de qué día pertenece una determinada medianoche?). Pero la Figura 3 muestra que los nacimientos en los minutos 1-59 de la medianoche también tienden a ser evitados, a pesar de que una ambigüedad similar no se aplica. Lo que lleva a una pregunta interesante: ¿Podría haber un factor adicional involucrado en esta evitación de toda la hora de medianoche? Para encontrar pistas miré el número de profesionales nacidos en cada día, y encontré más sorpresas como se muestra en la Figura 4.

Captura de pantalla 2018-08-03 00.15.59

La figura 4 muestra que, en comparación con el día anterior y el día siguiente, más profesionales nacen en días que el folclore europeo dice que son deseables, como el 7º, y menos en días indeseables como el 13º. La diferencia entre el día objetivo y los días adyacentes promedia un 12% de la media de sus nacimientos por día, por lo que en términos generales se producirá un pico del 12% si el 4% de los nacimientos del día antes y el 4% de los nacimientos del día después se trasladan al día objetivo, o 1 de 25 de los nacimientos en esos días. Del mismo modo, se producirá un punto mínimo del 12% si el 4% de los nacimientos objetivo se trasladan al día anterior y el 4% al día siguiente, o 2 de 25 de los nacimientos en ese día. Esto podría sugerir que había más presión para evitar un día indeseable que para seleccionar un día deseable. O simplemente podría reflejar la aritmética – era más fácil evitar un día indeseable (elección de dos alternativas) que seleccionar un día deseable (elección de una alternativa).

En este trabajo, por supuesto, es importante evitar las ocasiones en que el folklore es inconsistente, por ejemplo, el mediodía se consideraba deseable en Quercy pero indeseable en Alsacia (Gelis, History of Childbirth 1991: 198). Aquí sabemos que los días mostrados en la Figura 4 son consistentes porque en promedio cada resultado está en la misma dirección para 9 de cada 10 profesiones, nunca menos de 8 de 10, mientras que si no habría consistencia, el promedio sería de 5 de 10 por pura casualidad. La p binomial para cada resultado oscila entre 0.04 (8 de 10) a 0.001 (10 de 10), así que demuestran la consistencia deseada mencionada anteriormente.

Los resultados anteriores son apoyados por Suitbert Ertel (Correlation 20 (1), 30-36, 2001) quien encontró que 884 sacerdotes franceses y 1506 monjes benedictinos de Bélgica mostraron un 39% de exceso de nacimientos en días festivos cristianos. La diferencia es grande y en la dirección esperada, pero fue descartada por Ertel porque no logró alcanzar significación, aunque era poco realista esperar significación cuando el tamaño de la muestra en días de fiesta era tan pequeño. Su rechazo es un buen ejemplo de cómo el no considerar la consistencia puede desviarnos.

Los resultados de la Figura 4 claramente no se deben al azar. Muestran que los padres estaban falsificando (es decir, ajustando) los datos de nacimiento para adaptarse a las creencias predominantes, lo que en aquellos días era fácil. Así, en Francia después de la Revolución Francesa de 1792, y posteriormente en los otros países de Gauquelin, el padre de cada nuevo hijo se convirtió en responsable legal de registrar su fecha y hora de nacimiento en el ayuntamiento más cercano. El padre tenía que ser acompañado por dos amigos para confirmar que el niño era suyo, y por el propio niño. No había certificado médico como es la rutina de ahora, y lo más probable es que los dos amigos no hubieran presenciado el nacimiento real, por lo que el padre podría ajustar fácilmente su informe sin detección.

En el caso de los días de brujería (aquelarres) como la temida Walpurgisnacht (30 de abril), la evitación era comprensible dada la masiva caza de brujas que durante tres siglos había aterrorizado a Europa Occidental. Además, como la hora de medianoche era universalmente la hora de la brujería cuando las brujas eran proverbialmente activas (por ejemplo, en el Hamlet de Shakespeare, era “la hora de la brujería de la noche, cuando los cementerios se abren y el infierno exhala contagiando a este mundo”, algunas personas habrían evitado reportar un nacimiento de medianoche porque estaba conectado con brujas. Esto por supuesto sería además de los esfuerzos del registrador para evitar la ambigüedad.

Tales falsificaciones o ajustes (que en algunos artículos tempranos llamé manipulaciones) son claramente un artefacto potencial en tal cosa como los efectos planetarios de Gauquelin que dependen de los registros de nacimiento. Pero para ser un artefacto real necesitan estar relacionados de alguna manera con los efectos planetarios. Sí, los padres están falsificando datos de nacimiento, pero ¿los planetas son importantes en esta situación? Para averiguarlo podemos aplicar pruebas basándonos en la siguiente consideración, que me fue sugerida amablemente por Suitbert Ertel:

La falsificación será mínima en ocasiones evitadas y máxima en ocasiones preferidas, simplemente porque no tiene sentido fingir una ocasión que nadie quiere, y si lo tiene en el caso de fingir una ocasión que todo el mundo quiere. Las ocasiones evitadas son días indeseables tales como el 13º, y las horas evitadas tales como medianoche. Las ocasiones preferidas son días deseables tales como el 7º, y las horas ajustadas tales como horas de nacimiento redondeadas. En otras palabras, si la falsificación está relacionada con los efectos planetarios, esperamos que los efectos planetarios sean menores para los nacimientos en días indeseables, para los nacimientos a medianoche y para los nacimientos con horas no redondeadas (es decir, no ajustadas); Y mayores para los nacimientos en días deseables, para los nacimientos a horas distintas de la medianoche y para los nacimientos con horas de nacimiento redondeados. Esta expectativa se prueba en las Figuras 5 y 6. Aquí el planeta o planetas para cada grupo profesional son aquellos que muestran los mayores tamaños de efectos positivos o negativos.

Captura de pantalla 2018-08-03 00.16.09.png

Las figuras 5 y 6 muestran que en todos los casos se confirma nuestra expectativa. A medida que aumenta la falsificación y el ajuste, los efectos planetarios (positivos o negativos) son más fuertes. Los resultados alrededor de la medianoche en la Figura 6 son menos fiables que los otros debido a los tamaños de muestra pequeños, sin embargo, la inversión del perfil entre los efectos positivos y negativos es evidencia sorprendente de que la medianoche está relacionada con los efectos planetarios. Podemos comprobar esto comparando los profesionales nacidos con o sin su planeta relevante en sectores dominantes (el primero muestra los efectos planetarios, el último no), así que si los efectos planetarios están relacionados con la evitación de la medianoche el primero debe tener menos nacimientos de medianoche (es decir menos nacimientos falsificados) que el segundo. Y lo hacen: 49/3892 o 1.26% frente a 185/12050 o 1.54%. En otras palabras, la respuesta a nuestra pregunta clave es sí, los planetas son importantes en esta situación. Así que podemos concluir que existe un artefacto social real (no sólo potencial) en los efectos planetarios de Gauquelin. Existe debido a la creencia en la astrología popular de la época. Más sobre la creencia real más tarde.

No se imaginen que niveles inverosímiles de falsificación son necesarios para generar los resultados de Gauquelin. De hecho, para generar el promedio de los tamaños de efecto observados dados en la Parte 1 (0.043 para los efectos planetarios o 0.016 para los efectos de herencia), solo 1 de cada 30 o 1 de cada 60 nacimientos necesitan falsificación. Ambos niveles son notablemente inferiores a la media de 1 de cada 15 en realidad presentes en el día-falsificado de la Figura 4, y ciertamente no son más altos que el nivel actual de falsificación entre los padres asiáticos (véase  la siguiente sección). Así que no son inverosímiles. La misma economía es verdadera en el sesgo inadvertido de Gauquelin en la lectura de las tablas de Placidus, donde sólo una lectura sesgada en 750 es suficiente para crear la pequeña disminución observada en el tamaño del efecto entre los resultados computados a mano y los calculados por ordenador. Por supuesto, si se produce falsificación, entonces la hora informada por los padres será diferente a la hora real. Este punto es explorado a continuación.

Evidencia directa de falsificación

En 1959, como parte de un amplio estudio de las horas de nacimiento (veáse sección siguiente), Francoise Gauquelin comparó los tiempos registrados con los registros hospitalarios de “alrededor de 100 nacimientos en París” repartidos entre 1928-1950 (Population 14, 683-702). Los tamaños reales de las muestras no se dan, pero dice que dos tercios de los nacimientos durante 1928-1934 mostraron diferencias con un promedio de 19 minutos, la mayoría debido al redondeo – el tiempo hospitalario se registró en 5 minutos, pero el ayuntamiento redondeó el 80 % de nacimientos a la hora o media hora. Sólo el 5% de las diferencias fueron menores de 15 minutos, pero el 15% (1 en 7) fueron entre 1 hora y casi 3 horas (p.696), lo que por supuesto no se explica por “redondeo a la hora”. Después de 1935 sólo se observó una diferencia (de 10 minutos), pero de nuevo el tamaño de la muestra no fue dado.

Los profesionales de Gauquelin son más antiguos y menos urbanos que estos nacimientos en París, por lo que para ellos el alcance de las diferencias podría ser más alto. Francoise Gauquelin considera que las diferencias entre el hospital y la oficina de registro son inevitables cuando la oficina de registro recibe un informe de nacimiento de un “declarante que ni siquiera lo había presenciado” (APP 9 (1), 34, 1993). Sin embargo, las diferencias sugieren una falta de preocupación por la exactitud que los padres farsantes podrían aprovechar. Además, si 1 de cada 7 de sus casos bastante modernos puede implicar un ajuste de 1 a 3 horas, o aproximadamente un sector, entonces el 1 de cada 30 requerido para explicar los efectos planetarios para los profesionales eminentes, o el 1 de cada 60 para explicar los efectos de la herencia, no son inconcebibles.

De hecho, incluso hoy en día los padres en Oriente aún siguen falseando datos de nacimiento debido a la creencia en la astrología popular. Por ejemplo, de acuerdo con la astrología china, las mujeres nacidas en un año de caballo de fuego tendrán matrimonios infelices y es probable que asesinen a sus maridos. En el año de caballo de fuego más reciente (1966) los nacimientos japoneses fueron asombrosamente un 25% menos que en años adyacentes (Kaku, Annuals of Human Biology 2, 111-115, 1975). Por el contrario, se dice que un año de dragón tierra es auspicioso para el matrimonio, el nacimiento y los nuevos negocios. En el año más reciente del dragón de tierra (1988), los nacimientos chinos en Malasia mostraron un asombroso aumento del 24.0% con respecto al año anterior (conejo de tierra), mientras que en Singapur el aumento fue del 25.9%. No hubo efecto entre la población no china, lo que confirma su origen astrológico (Goodkind, Population and Development Review 17, 663-686, 1991).

Los efectos anteriores parecen grandes porque se refieren sólo a una pequeña parte de la muestra, concretamente aquellos que dan a luz en ese año en particular. En términos de toda la población, los tamaños de efecto correspondientes son de aproximadamente 0,04, muy similar a los tamaños de efecto planetario, lo que aumenta la plausibilidad de un vínculo entre los artefactos sociales y los efectos planetarios. De hecho, cuando la fecha del evento es más fácil para las personas a seleccionar, el tamaño del efecto puede ser mucho mayor. Por ejemplo, en Vietnam, el (50% de) los años considerados deseables por la astrología china atraen el 57.6% de los matrimonios frente al 50% esperado, un tamaño de efecto de 0.15 (Thang y Swenson, Journal of Biosocial Science 28, 367-377, 1996). Esto nos dice que el poder de las creencias astrológicas no debe ser subestimado. Más ejemplos de falsificación se dan más adelante en “¿Por qué falsificar?”.

Los Gauquelins y artefactos sociales

Los Gauquelins eran conscientes de creencias supersticiosas, tales como las que favorecían incluso las horas pares de las horas impares, y en la mayoría de los registros de nacimiento “debió haber un redondeo o cambio supersticioso del día y de la hora del nacimiento. Probablemente más en tiempos antiguos que en los recientes” (F Gauquelin APP 9 (2), 29 – 33, 1993). Pero creían que era poco probable que imitaran los efectos planetarios. Desenfocar, sí, imitar, no. La justificación de Gauquelin para esto se explica extensamente en L’heredite planetaire 1966 en la sección donde discute la fiabilidad de los registros de nacimiento familiar:

“En el momento de nuestro trabajo anterior [con eminentes profesionales], se objetó varias veces que la información de la oficina de registro no era lo suficientemente confiable para nuestros estudios estadísticos. Podría haber un miembro de la familia cuyo nacimiento fuera declarado de una manera falsa, ya fuera por razones de conveniencia (los niños nacidos la noche del 31 de diciembre son a veces declarados nacidos en la mañana del 1 de enero), o de tardanza (si el nacimiento no se declara dentro de tres días entonces se debe seguir un procedimiento interminable a menos que el funcionario cambie el nacimiento para que entre dentro del plazo), o de la superstición (ciertos padres se sienten reacios a declarar un nacimiento como si hubiera tenido lugar el viernes, o el 13, o peor aún el viernes 13) Tratan de evitar el mal destino adelantando o atrasando la fecha de nacimiento). Tales casos suceden, por supuesto. Pero nos sorprende la importancia que algunas personas atribuyen a una declaración falsa cuando otros cientos de ellas son perfectamente correctas. No se pueden evitar que haya algunos errores en conjuntos de datos muy grandes. Lo que importa es si los errores son lo suficientemente numerosos o lo suficientemente grandes para causar resultados erróneos. Hoy en día las declaraciones falsas hechas en la oficina de registro son extremadamente raras. Durante un tiempo bastante largo ya [no dice cuánto tiempo], el médico que anota el nacimiento escribe un certificado que debe ser presentado a la oficina de registro para registrar el nacimiento. Así, la familia casi nunca tiene la posibilidad de cambiar la hora o fecha de nacimiento. También el funcionario del registro sería ingenuo para hacer concesiones por tardanza o superstición “(pp.170-171).

A continuación, cita el estudio de 1959 de Francoise que analizó 6372 registros de nacimiento de 1928 a 1957 de un gran hospital de París y 10878 registros de nacimiento de 1860-1950 de las oficinas de registro cerca del hospital. Las horas de nacimiento de los hospitales se registraron a los cinco minutos más cercanos, pero los tiempos de las oficinas de registro a veces se redondearon a la hora o media hora más cercana. Sin embargo, las distribuciones de tiempo de nacimiento eran muy similares; Las solicitudes repetidas a las oficinas de registro mostraron que los errores de transcripción eran extremadamente raros; Y (como ya se señaló) la comparación de unos 100 registros de la oficina de registro 1928-1950 con los registros originales del hospital mostró que el error promedio en el tiempo era sólo un octavo del tiempo promedio pasado por un planeta en un sector clave. Además, sus resultados “se basaban en los mismos documentos que los utilizados en el primer experimento de herencia. Se confirma así la validez de estos datos [de herencia]” (p.171).

También señala: “Los documentos que provienen de las provincias son en general menos precisos [que en París] y contienen más horas de nacimiento redondeadas a la hora. A menudo, las horas de nacimiento de 0 am [medianoche] son ​​reportados como las 11pm o la 1am, pero esto no hace el registro menos utilizable estadísticamente, siempre que el cambio por delante o por detrás no sea demasiado grande “(p.171). Esto se debe a que un planeta generalmente pasa 2-3 horas en un sector clave. Todo lo anterior se refiere, por supuesto, a sus estudios de herencia.

Para los profesionales eminentes, una discusión similar de los artefactos sociales ocurre en Les hommes et les astres (pp. 169-171), pero omite toda mención de superstición, e incluso esta reducida discusión se omite de los libros posteriores de Gauquelin en inglés. En otras palabras, Gauquelin era consciente de la evitación de la medianoche y del día 13, y de los efectos supersticiosos en general, pero consideraba que no tenían importancia. Irónicamente, ahora proporcionan pistas importantes sobre el extraño comportamiento de los efectos planetarios y hereditarios. Por ejemplo, como los nacimientos son cada vez más reportados por los médicos y cada vez menos por los padres, hay una reducción progresiva en la evitación de la medianoche. Llamo a esto el “efecto médico”, y su efecto en los nacimientos en París y en Francia en conjunto se muestra en la Figura 7.

Captura de pantalla 2018-08-03 00.16.16.png

En la Figura 7, la medida de evitación se deriva del recuento promedio para las 11pm y 1am menos el recuento para 0 am, y efectivamente es 0% si 0 am no se evita y 100% si 0 am es completamente evitado. Los resultados de París son de los 24948 nacimientos familiares reunidos por los Gauquelins para su experimento de herencia de 1966. Los resultados de Francia corresponden a los 7952 profesionales franceses reunidos en 1960, con dos datos adicionales para 1950 (censo francés N = 834893 citado por Françoise en su estudio de 1959 p.684) y 1972 (una muestra representativa de 4330 nacimientos naturales franceses de Journal of Interdisciplinary Cycle Research 10, 195 – 205, 1979).

La Figura 7 muestra que el nivel de evitación de la medianoche para los nacimientos en París comienza a disminuir alrededor de 1920 y tiende a desaparecer después de 1950. Francia en su conjunto sigue unos 10-15 años más tarde, lo que sugiere que los viejos procedimientos de reporte tienden a persistir en áreas provinciales. Para los profesionales de Gauquelin en otros países, la disminución comienza alrededor del mismo tiempo que en Francia, o un poco más tarde (es difícil estar seguro debido al pequeño tamaño de las muestras en estos últimos años).

Entre 1800 y 1920 hay poco cambio en la evitación de la medianoche. Pero hay un aumento de cuatro veces (al 50%) en la proporción de horas de nacimiento no redondeados a la hora (Ertel, Correlation 9 (1), 20, 1989), sin duda debido a la creciente disponibilidad de relojes precisos. Por lo tanto, el efecto médico parece no estar relacionado con la precisión del reporte. Como veremos, el efecto médico proporciona pistas importantes sobre las conexiones planetarias. Pero primero una mirada a los hallazgos de herencia de Gauquelin.

Hallazgos de herencia

El primer experimento de herencia de Gauquelin, publicado en 1966 en L’heredite planetaire, mostró que los padres nacidos con un planeta en sectores clave tendían a tener hijos nacidos con el mismo planeta en sectores clave, aunque con un efecto más pequeño que para los efectos planetarios propiamente dichos. Además, en sus tres experimentos de herencia, el efecto desapareció, siendo los tamaños del efecto respectivamente 0.016, 0.009 y -0.001 a pesar del número creciente de comparaciones entre padres e hijos de 16.034, 18.298 y 33.120. A menos que se indique lo contrario, los siguientes hallazgos son del primer experimento de herencia de Gauquelin.

El efecto de herencia más fuerte fue para Venus, que se hizo eco de los efectos de Venus recientemente descubiertos en profesionales eminentes, seguido por Marte y la Luna, con Júpiter y Saturno igualados. Esto es casi lo contrario de su importancia para los profesionales eminentes, y parece a primera vista estar en consonancia con lo que los efectos sociales pueden predecir para las familias – excepto que el orden de importancia no se replicó en los dos experimentos posteriores. En cuanto a la falsificación, encontré que los nacimientos muestran una falsificación similar para los profesionales, excepto que los días preferidos están ahora relacionados con la familia con una clara influencia de género. Por ejemplo, los niños tienden a nacer en la misma fecha, día de la semana u hora como su padre del mismo sexo, y por lo tanto en la misma fecha, día de la semana u hora que sus hermanos, vea la Figura 8.

Captura de pantalla 2018-08-03 00.16.21.png

La Figura 8 sugiere que una pequeña proporción de padres quería una mayor uniformidad entre los nacimientos de sus hijos que lo permitido por la naturaleza. Esto podía reflejar el tipo de tradiciones que llevó a determinados días de la semana que se eligieran para eventos como bodas. Curiosamente, entre los padres en general no hubo evitación evidente de los días de brujería, a primera vista explicable por el énfasis rural reducido en el París urbano. Pero una inspección más minuciosa en términos de género fue reveladora – las mujeres evitaron estos días mientras que los hombres no lo hicieron, lo que es coherente con las figuras de autoridad en los juicios de brujas que siendo únicamente hombres y los acusados ​​siendo en su mayoría mujeres.

Las influencias de género también surgieron en los efectos de herencia (es decir, planetas en sectores clave) transmitidos por los padres a sus hijos. Gauquelin había observado que los sectores clave eran generalmente intercambiables, es decir, los padres con un planeta en ascendente podrían tener hijos con un planeta ascendente o culminante. De hecho, los vínculos de ascendente-ascendente y culminante-culminante son ligeramente más fuertes que los vínculos mixtos, lo que es compatible con la presencia de artefactos sociales. También son compatibles la media de los tamaños de efecto específica de género que se muestran a continuación, calculados como coeficientes de phi para datos de 2×2. Aquí el tamaño de la muestra N es lo suficientemente grande como para que las diferencias sean significativas:

Hijo-padre 0.025 N = 3888           Hijo-madre 0.020 N = 4455

Padre-Hija 0.004 N = 3419           Hija-madre 0.018 N = 4272

El tamaño de efecto entre padres e hijos es seis veces mayor que el tamaño de efecto entre padres e hijas, lo que en esos días tenía sentido social. O como decía la señora Catherine de Bourgh en Pride and Prejudice de Jane Austen (1813), “las hijas nunca son de gran importancia para un padre”. Pero las diferencias nos dicen más que esto. Gauquelin había visto los efectos padre-hijo mientras confirmaba la realidad de los efectos planetarios. Había descubierto que los padres y las madres contribuían con iguales cantidades de efecto planetario a sus hijos, lo que sugería un vínculo con la genética. Pero no hizo las comparaciones del mismo sexo y del sexo opuesto mostradas arriba; o tal vez las hizo, pero no las reportó porque su utilidad fue oscurecida por su uso de los niveles de significación en lugar de tamaños de efecto. Como hemos visto, los Gauquelin eran conscientes de los efectos sociales, pero los veían como poco importantes. Sin embargo, la genética predice contribuciones iguales independientemente del sexo, mientras que los efectos sociales predicen contribuciones desiguales. Así tenemos la situación clásica de dos hipótesis rivales. En este caso el ganador es los efectos sociales.

Volviendo al efecto médico, el efecto de que los nacimientos eran informados cada vez más por los médicos y cada vez menos por los padres. Parece razonable asumir que las oportunidades de fingir seguirán el mismo patrón que el efecto del médico en la Figura 7. Así que si los artefactos sociales están vinculados a la herencia y a los efectos planetarios, ambos tendrían tendencia a desaparecer en los últimos tiempos, ya que los nacimientos son cada vez más reportados por médicos y cada vez menos por los padres. La Figura 9 muestra cómo el tamaño del efecto de la herencia disminuye efectivamente después de los años 1920 más o menos en sintonía con el efecto médico mostrado en la Figura 7.

Captura de pantalla 2018-08-03 00.16.29.png

A diferencia de las familias nacidas en París, los profesionales nacieron en cinco países, y aquí el efecto médico no ocurre hasta después de los años treinta. Por desgracia, insuficientes profesionales nacieron en estos años para permitir una prueba fiable. Pero datos posteriores recogidos por Gauquelin mostraron que “el efecto de Marte en los campeones deportivos nacidos después de 1950 tiende a desaparecer” (Truth about Astrology 1983:176), por lo que predijo “una desaparición del efecto Marte para los atletas nacidos en los últimos años” (Correlation 9 (1), 28, 1989), que por supuesto está en sintonía con el efecto médico mostrado en la Figura 7. Más sobre esto más adelante en las secciones que comienzan con “¿Por qué falsear?”.

Análisis de cúmulos

Hay una prueba final que podemos hacer. Sigue el enfoque de Suitbert Ertel (en Tomassen et al., Geo-cosmic relations, Pudoc, Wageningen 1990: 255-266), que tenía treinta estudiantes clasificando a los profesionales de Gauquelin en grupos semejantes; por ejemplo los pintores y los músicos parecen más semejantes que los pintores y los militares. Quería saber si su veredicto coincidiría con el veredicto producido por los planetas; por ejemplo, el planeta más fuerte para los pintores y músicos es Saturno, mientras que para los militares es Júpiter. Comparó los veredictos sometiéndolos al análisis de conglomerados, que muestra los componentes en los árboles donde, cuanto más corta es la rama, más se aproxima la similitud. Los resultados se muestran en la Figura 10.

Captura de pantalla 2018-08-03 00.16.40.png

Figura 10. Las diez profesiones de Gauquelin agrupadas por los 30 estudiantes de Ertel (izquierda) y por los tamaños de efecto planetario para cinco planetas (derecha) muestran los mismos tres grandes grupos: Arte, Acción y Ciencia. Sólo los actores aparecen en diferentes grupos.

La Figura 10 (a la izquierda) muestra que los estudiantes de Ertel identificaron tres grupos amplios, que él etiquetó Ficción, Práctica y Conocimiento, los cuales he renombrado Arte (músicos, pintores, actores, escritores), Acción (campeones deportivos, periodistas, Militares), y Ciencia (médicos, científicos). A la derecha está el análisis de cúmulos usando tamaños de efecto planetario para los cinco planetas de Gauquelin; muestra los mismos tres grandes grupos, siendo la única diferencia que los estudiantes localizaron a los actores como se muestra. Incluso los datos aleatorios darían un árbol, y para tamaños de efecto tan pequeños como estos habrá incertidumbres estadísticas de todos modos, entonces lo que importa es el número y el contenido de los grandes grupos, no el orden de los componentes dentro de ellos. En cada caso, los cúmulos de Acción y Ciencia se unen finalmente, dejando el de Arte notablemente independiente del resto, cuya independencia está de acuerdo con los resultados de la investigación para el Strong Vocational Interest Blank descrito en el Apéndice 2 de la Parte 1. Ertel concluyó que los efectos planetarios no son aleatorios sino que concuerdan con las opiniones humanas.

En nuestra propia prueba queremos saber si el veredicto del estudiante coincide con el veredicto producido por los ajustes sociales. Los resultados de los análisis de cúmulos relevantes se muestran en la Figura 11.

Captura de pantalla 2018-08-03 00.16.49

Figura 11. Las diez profesiones de Gauquelin agrupadas por los 30 estudiantes de Ertel (izquierda) y por el número de nacimientos en 55 días deseables por año (derecha) muestran los mismos tres grandes grupos: Arte, Acción y Ciencia. Sólo los periodistas aparecen en diferentes cúmulos.

La Figura 11 (a la izquierda) muestra los mismos grupos de estudiantes que en la Figura 10. A la derecha está el análisis de cúmulos de las preferencias de cada grupo profesional por 55 días deseables cada año tomado de la Figura 4, concretamente los días festivos cristianos del 1 – 3 – 7 del mes, Equinoccios y solsticios. Si la falsificación para lograr cumpleaños deseables no está relacionada con la profesión, esperamos ver grupos a la derecha que son desordenados en número y contenido. De hecho, forman los mismos tres grupos amplios que a la izquierda, siendo la única diferencia que los estudiantes localizaron a los periodistas como se muestra. Y la Acción y la Ciencia eventualmente se unieron como antes.

Más al detalle, los grupos de día deseable en la Figura 11 son similares a los grupos planetarios en la Figura 10. Además, el análisis de cúmulos de la evitación de días indeseables da los mismos tres grupos amplios y un resultado muy parecido. Por lo tanto, concluimos que los efectos planetarios no son fortuitos sino que se ajustan a los ajustes sociales humanos. Lo que confirma la conclusión anterior de que existe un artefacto social real en los efectos planetarios de Gauquelin.

Información Planetaria

Pero ¿cómo podrían los efectos planetarios atenerse a los ajustes sociales humanos si los padres no sabían dónde estaban los planetas? Esto solía ser el argumento estándar contra cualquier tipo de artefacto social en los datos de Gauquelin (yo mismo lo usé muchas veces). Pero el argumento es inválido. La gente sabía dónde estaban los planetas. Sus tiempos de ascenso y puesta fueron dados en almanaques populares como se muestra en la Figura 12.

Captura de pantalla 2018-08-03 00.16.56.png

Figura 12. Ejemplos de tiempos de ascensión y puesta planetaria en almanaques del siglo XIX. De izquierda a derecha: Leipzig 1871, Paris 1895, Boston 1815. Gauquelin encontró que los eminentes profesionales nacidos en América mostraban efectos planetarios como los nacidos en Europa. El último ilustra cómo los almanaques estadounidenses, al igual que los almanaques europeos, podrían dar tiempos planetarios de ascenso y puesta.

No todos los almanaques daban tal información, pero los que sí lo hacían fueron suficientes para el propósito. Así, de los 56 almanaques europeos, británicos y estadounidenses del siglo XIX que pude examinar, sobre todo un tema por título, casi todos mostraban el signo de que la luna estaba en derramamiento de sangre, tomando medicina, etc. y la mayoría mostraba aspectos entre la Luna y los planetas para la predicción del tiempo. Todos mostraron los tiempos de ascenso y puesta del Sol y de la Luna. Más de una tercera parte enumeraba tiempo de ascensión, puesta, y a veces  de culminación de los planetas visibles, y otro tercio daba información sobre la visibilidad planetaria durante el año. El resto no proporcionaba información planetaria directa, pero las posiciones podrían inferirse de la lista diaria de los aspectos de planeta y Luna, especialmente las conjunciones.

Pero, ¿cómo podrían los padres saber cómo falsificar, dado que la astrología dice que los sectores clave (= casas cadentes) son débiles, no fuertes? Esto también solía ser un argumento estándar contra los artefactos sociales. Para resolver esto se debe mirar lo que todo el mundo estaba leyendo, concrétamente los almanaques, no a lo que unas pocas personas estaban leyendo, es decir, libros de astrología (en Europa la astrología seria había muerto efectivamente desde 1700).

El almanaque más popular de Europa fue Le Compost, abreviatura de Le Grand Calendrier et Compost des Bergers, que publicaba más de 150 páginas en cuarto, de las cuales una quinta parte estaba dedicada a la astrología popular. Aquí el pastor significa el Buen Pastor y todo hombre que trabaja. Se publicó por primera vez en Francia en 1491 y, aparte de la parte del calendario, se estaba imprimiendo prácticamente sin cambios por más de 300 años después, con traducciones igualmente duraderas en otros países. En su estudio de los almanaques franceses, Genevieve Bolleme dice que “Le Compost no era sólo el modelo de los almanaques sino también la mejor expresión de la mentalidad popular … el nivel al que los otros textos [del almanaque] intentaban acercarse” (Les almanachs populaires XVIIe et XVIIIe siecles, Mouton, París 1969: 41). En la Figura 13 se muestran extractos relevantes de la primera edición (que se repiten en ediciones posteriores).

Captura de pantalla 2018-08-03 00.17.01.png

Figura 13. El texto y las dos primeras grabados sobre madera son de Le Compost 1491. La línea 4 del texto (resaltado) dice que un cuerpo es más fuerte quelle est en l’ascendant ou au milieu du ciel  (cuando está ascendiendo en el horizonte o culminando en el medio del cielo). Izquierda: encontrar el punto culminante con una plomada para establecer la vertical, anotar la estrella que acaba de culminar. Medio: Marte gobierna la guerra (batalla, ver texto, párrafo siguiente menos uno). A la derecha: un almanaque holandés 1671 muestra cómo inspeccionar el cielo con una simple tabla. A la derecha, un astrólogo sostiene una esfera armilar mostrando la eclíptica y otros círculos celestes que se necesitan al examinar el cielo.

La Figura 13 muestra cuán estrechamente Le Compost coincide con los hallazgos planetarios de Gauquelin. Lo que la gente estaba leyendo coincidía con lo que observaba Gauquelin. Aun así, no necesitaban Le Compost para despertar su interés por el ascenso y la culminación. El ascenso recordaba el surgimiento del sol, de ahí la grandeza terrenal y celestial (la luz es una frecuente metáfora bíblica para Jesús). La culminación significaba algo en su más alto poder, tal como “la culminación de nuestros esfuerzos” lo hace hoy. Un planeta exactamente en el horizonte era generalmente invisible y por lo tanto estaba sin energía. Así, en 1657 Placidus (de la fama de la división de las casas) argumentó que “las estrellas, donde no se elevan, son inactivas” (Primum Mobile 1.4, traducción de Cooper). Y así como traspasar el punto ascendente trajo a los planetas a la prominencia, también lo hizo el pasar el punto culminante. Conflictos de analogía estarían fuera.

En cuanto a las supuestas influencias planetarias, Gauquelin muestra en la Neo-Astrología cómo se han mantenido lo mismo desde tiempos babilónicos, una longevidad bastante notable. Cada una de ellas es una viñeta dramática de vicio o virtud fácilmente reconocible, por lo que no sorprende que los significados planetarios (pero no los significados de signos) hayan pasado al habla cotidiana, como en solitario, lunático, mercurial, venéreo, marcial, jovial y saturnino. Según el Oxford English Dictionary, todas estas palabras datan de 1500 o antes, al menos en inglés. Las mismas viñetas aparecen en Le Compost. Por ejemplo, el hombre nacido bajo Marte será “Du tout s’adonne à faire guerre ou un grand chemineur par terre” (siempre adicto a las batallas o un gran ambicioso en la tierra), lo que parecería el planeta de elección para una familia con tradiciones en el servicio militar o el deporte competitivo.

Recordemos que Gauquelin había encontrado a Marte prominente en el nacimiento de hombres militares y campeones deportivos, Júpiter prominente para los actores, Saturno para los científicos y la Luna para los escritores creativos. También había notado que la mayoría de los militares y los campeones de los deportes son marciales, la mayoría de los actores son joviales, la mayoría de los científicos son saturninos, y la mayoría de los escritores creativos son fantasiosos (sueñan despiertos). Todo lo cual le llevó a concluir que las influencias planetarias eran reales. Como se mencionó anteriormente, era consciente de las creencias supersticiosas, pero sentía que simplemente desdibujarían efectos planetarios en lugar de crearlos. Nunca mencionó los almanaques del siglo XIX durante nuestras muchas discusiones, ni recuerdo haber visto ninguno en su biblioteca. Se mencionan brevemente en algunos de sus libros, por ejemplo en Astrology and Science, donde él observa cómo la invención de la impresión permitió que “una forma popular y práctica” de la astrología se “difundiera en forma de almanaques”, que luego descarta como “producidos por personas que sabían poco para las personas que no sabían nada “(1970: 109). En Neo-Astrology él menciona los almanaques solamente como canal de supervivencia para la astrología popular durante el siglo XVIII (1991: 112).

¿Por qué falsificar?

Pero, ¿por qué falsificar? Esta es una pregunta crucial. Si realmente creemos que ciertos días o momentos son favorables, difícilmente podemos creer que fingir cambiará cualquier cosa. Por otro lado, si no lo creemos, ¿por qué molestarnos? Por supuesto, podríamos ver la falsificación como que simplemente ayudamos a que un mundo imperfecto se desarrolle como debería. Pero considera por qué podríamos querer evitar los días de brujería o la medianoche. Incluso si no vemos nada malo con una hora de brujería, otras personas (y el niño) pueden estar en desacuerdo, lo que podría tener consecuencias nefastas. Así que fingimos.

Del mismo modo, si podemos falsificar una fecha de nacimiento favorable, o una indicación planetaria de grandeza en una ocupación elegida, podría tener consecuencias útiles. Estar adecuadamente destinado a los ojos del niño y de los demás tiene ventajas. Nuestras propias creencias no están involucradas. La misma motivación existe hoy en día cuando los hoteles omiten el número 13 de piso y de habitación para que su ocupación no se vea afectada (lo mismo ocurre en Japón donde el número desafortunado es el 4 en lugar de 13) y cuando los psicólogos controlan las expectativas de los experimentadores.

De hecho, incluso en los datos modernos los efectos de la falsificación a menudo son claramente visibles. Por ejemplo, 101971 encuestados que respondieron a un anuncio en cinco revistas de mujeres de los Estados Unidos en 1985-86 mostraron un 83% menos de nacimientos de lo esperado el 1 de enero, lo más probable para obtener ventajas de impuestos gracias a las autoridades fiscales, no comprobándolo con los certificados de nacimiento, y un 27% más nacimientos de lo esperado el 14 de febrero (Día de San Valentín). El mayor déficit (5%) de cualquier fecha fue el 13 (APP 10 (1), 26-29, 1994). Los casos individuales son más difíciles de encontrar porque falsificar datos de nacimiento, como la evasión de impuestos, parece poco probable que se admitan en público o en autobiografías. Sin embargo, el nacimiento del eminente escritor de misterios Georges Simenon fue reportado como un día antes de la real viernes 13 de febrero de 1903 porque su madre lo consideraba “un destino demasiado duro para su dulce recién nacido” (F Gauquelin APP 9 (2), 29 -33, 1993).

Otros artefactos sociales

Mis hallazgos sugieren que podrían existir otros dos artefactos sociales, uno derivado de la disponibilidad de información planetaria, y el otro de la incidencia de fingir.

La primera es la auto-atribución, viéndonos a nosotros mismos como teniendo las cualidades que algo (aquí la astrología) nos dice que esperemos. La auto-atribución sería relevante dondequiera que los almanaques y la astrología popular eran comunes, que parece haber sido la mayoría de los lugares. La presencia de falsificaciones en los datos familiares (véase la sección anterior “Efectos de herencia”) indica que al menos algunas personas conocían sus propios planetas de nacimiento. Si ellos también sabían lo que los planetas significaban, lo que parece probable (de otra manera, ¿por qué molestarse con los planetas de nacimiento?), podrían ajustar su comportamiento (o al menos su auto-imagen) para adaptarse, como se sabe que la gente hoy hace con los signos del sol. La auto-atribución no es necesaria para explicar los efectos de la eminencia simplemente porque la eminencia tendía a correr en las familias, por lo que los niños tenderían a tenerla ya.

Pero, ¿podría la auto-atribución generar un efecto planetario de 0.04? Para los signos de sol, el tamaño de efecto frente a la personalidad suele ser 0.09, y el tamaño de efecto frente a la elección de trabajo posiblemente es de alrededor de 0.02. Así que no es inconcebible que la auto-atribución tenga un rol en los efectos planetarios. Podríamos negarlo sólo si los efectos planetarios persistían cuando no se conocían los significados planetarios, pero tales datos no están disponibles para los profesionales de Gauquelin en su conjunto, aunque pueden aparecer indicios en algunas biografías individuales. En resumen, la suficiente auto-atribución podría existir en efectos planetarios para ser un artefacto serio, pero no podemos saber con seguridad.

El segundo artefacto social potencial podría surgir dondequiera que las creencias sociales fueran fuertes. Así, si las creencias sociales fueran lo suficientemente fuertes como para persuadir a los padres de falsificar, también podrían ser lo suficientemente fuertes como para favorecer a los niños que por casualidad tenían los datos correctos de nacimiento, por ejemplo ayudándoles a asumir la profesión correspondiente. El efecto puede ser diminuto, pero también lo son los efectos planetarios. Y lo que es más importante, cuanto más fuertes son las creencias sociales, más falsificaciones y mayor las ayuda para los nacimientos sin falsificación. En resumen, el nivel de los artefactos sociales en los datos de Gauquelin podría superar el nivel de falsificación visible, pero de nuevo no podemos estar seguros.

Todo lo que podemos decir es que estos otros artefactos sociales no son improbables. Si no hay otra opción, nos advierten de no descartar ningún indicio de falsificación en los datos de Gauquelin, porque tales indicios (y hay muchos) podrían ser la punta de un iceberg. Ahora los desconcertantes misterios planetarios.

Pueden los misterios planetarios ser explicados por artefactos

La Parte 1 identificó numerosos misterios planetarios tanto para la astrología como para la ciencia, mientras que la presente Parte 2 ha identificado tres fuentes de artefacto — los ciclos naturales, el procedimiento y el comportamiento social. Lo que me lleva a la pregunta crucial, ¿concretamente hasta qué punto los misterios planetarios pueden ser explicados por artefactos? Para averiguarlo, la tabla a continuación enumera los principales misterios y si cada uno puede en principio ser explicado por cada artefacto. Es aquí donde nuestra preocupación por la consistencia debe compensar – cuanto más un artefacto puede explicar los misterios, más probable es que también explicará los efectos planetarios (lo que sería una mala noticia para los astrólogos).

¿Puede el artefacto explicar el misterio?

Once misterios para la astrología

Ciclo

Proc

Social

Conducta

¿Por qué la posición diurna no signos o aspectos?

Si

¿?

Si

Ver abajo (1)

¿Por qué las posiciones débiles no las fuertes?

Si

¿?

Si

Era creencia popular

¿Por qué la ocupación y no el carácter?

No

¿?

Si

Ver abajo (2)

¿Por qué solo cinco planetas?

No

¿?

Si

Era creencia popular

¿Por qué la eminencia es importante?

No

¿?

Si

Ver abajo (3)

¿Por qué puede la eminencia más alta disminuir el efecto?

No

¿?

Si

Ver abajo (4)

¿Por qué los efectos son tan pequeños?

Si

¿?

Si

No todos falsificados

¿Por qué la luna y no Mercurio para los escritores?

No

¿?

Si

Ver abajo (5)

¿Por qué no hay efecto para 6412 psicóticos?

No

¿?

Si

No es una profesión

¿Por qué Venus es inconsistente en la herencia?

Si

¿?

Si

Ver abajo (6)

¿Por qué no hay efecto para Urano, Neptuno, etc?

No

¿?

Si

No visible (ver 7)

Once misterios para la ciencia

Ciclo

Proc

Social

Conducta

¿Por qué no hay vinculo con el tamaño y la distancia?

No

¿?

Si

Ver abajo (7)

¿Por qué no hay vinculo con el Sol?

No

¿?

Si

Ver abajo (8)

¿Por qué es el efecto al nacer y no en la concepción?

No

¿?

Si

Era creencia popular

¿Por qué el nacimiento cuando los efectos físicos son a tiempo completo?

No

¿?

Si

Era creencia popular

¿Por qué mayor efecto para las horas de nacimiento redondeadas?

No

¿?

Si

Ver abajo (9)

¿Por qué desaparece para los partos inducidos?

No

¿?

Si

Ver abajo (10)

¿Por qué un efecto geomagnético?

No

¿?

Si

Ver abajo (11)

¿Por qué un efecto de herencia?

No

¿?

Si

Era creencia popular

¿Por qué la herencia es mejorada por los dos padres?

No

¿?

Si

Era creencia popular

¿Cómo puede conferirle una ventaja evolutiva?

No

No

Si

Por ventaja social

¿Por qué un efecto en primer lugar?

Si

¿?

Si

Era creencia popular

La tabla anterior muestra cómo los artefactos de los ciclos naturales (astronomía y demografía) son incapaces de explicar la mayoría de los misterios. Además, cuando estos artefactos son controlados, los efectos planetarios no desaparecen. Así que estos artefactos son artefactos, no una explicación de los efectos planetarios.

Los artefactos de procedimiento (sesgo, selección de datos y fraude) podrían en principio explicar casi todos los misterios. Pero no importa lo mucho que lo intentemos, parecería imposible escoger o inventar datos que simultáneamente encajaran todos los misterios todo el tiempo. Sería como tratar de complacer a toda la gente todo el tiempo. La diversidad es simplemente demasiado grande. (Esto no quiere decir que tales datos no pudieran existir, sólo que no pudimos recogerlo o inventarlo directamente, especialmente si como Gauquelin tuvimos que calcularlo todo a mano). Además, cuando estos artefactos son controlados, los efectos planetarios no desaparecen. Así que estos artefactos son artefactos, no una explicación de los efectos planetarios. Lo mismo se aplica a las teorías de McGillion, Roberts y Seymour, que en principio pueden explicar un efecto amplio de como es arriba es abajo, pero no explican todos los misterios, por lo que no pueden ser una explicación de los efectos planetarios.

La situación es bastante diferente para los artefactos de comportamiento social (falsificación y auto-atribución). Como se muestra en la última columna, estos artefactos explican fácilmente cada misterio simultáneamente. Por ejemplo, el supuesto conflicto entre la astrología y los hallazgos de Gauquelin no es más que el conflicto entre la astrología y las creencias populares. Entre las creencias populares y los hallazgos de Gauquelin sólo hay acuerdo. En cuanto a los puntos (1-11) referidos arriba:

(1) La posición diurna era la creencia popular. No hay efecto para los signos o aspectos porque en los almanaques estaban vinculados con las estaciones o el tiempo. En cualquier caso, el ajuste requerido (días o semanas) es demasiado grande para ser factible.

(2) El vínculo planetario es con la ocupación y no con el carácter porque esa era la creencia en esos días. Hoy en día, los temas planetarios tienden a centrarse en los rasgos de carácter, pero en aquellos días el foco estaba en la ocupación. En primer lugar, era una parte dominante de la tradición familiar. Así, una familia militar querría que su nuevo hijo fuera un gran soldado en lugar de, digamos, un extrovertido estable. En segundo lugar, sólo la ocupación podría ser demostrado en xilografías.

(3) La eminencia es importante porque los efectos de ocupación serán más fuertes donde las tradiciones familiares son más fuertes, donde la coincidencia entre planetas y ocupación es más cercana, y donde la necesidad de ser adecuadamente destinado es más fuerte, como en familias eminentes. El papel de las tradiciones y de la eminencia en la familia es confirmado por Francis Galton en su libro Hereditary Genius de 1869, donde demostró que los grandes hombres producen más grandes hijos que hombres medios. Basándose en el trabajo de otros, Gauquelin concluyó lo mismo: “En términos generales, dos tercios de las personas famosas se originan del cinco por ciento de la población comprendida principalmente de la gente más rica y más intelectual. Una proclividad profesional se transmite de generación en generación” (Cosmic Influences 1976: 60).

(4) El hallazgo original de Gauquelin fue bastante conciso: más eminencia, más efecto planetario. Cuando Ertel midió la eminencia contando citas en libros de referencia, el hallazgo fue confirmado en general. Pero en algunos casos (por ejemplo, Saturno para los científicos) el efecto aumentó primero con el aumento de la eminencia y luego disminuyó, a pesar de que otros planetas para la misma profesión no mostraron ninguna disminución -un misterio desconcertante- (NCGR Research Journal 27-31 Primavera 1989). Los Gauquelin observaron que las muestras de Ertel tendían a ser pequeñas e inadecuadas, y que esto podría explicar los resultados (el mismo número 33-36). Pero también lo pueden hacer los artefactos sociales. Los hombres de la más alta eminencia, concretamente los que son genios, tienden a no seguir las tradiciones familiares de la misma manera que lo hacen los hombres de la eminencia ordinaria. Para ellos el planeta falsificado tendería a ser el planeta equivocado, por lo que los vínculos con el planeta correcto tenderían a disminuir, mientras que los vinculos a los planetas que incluían al planeta falso no mostrarían ninguna disminución.

(5) Hubo numerosas razones por las que la Luna era más importante para los escritores creativos que Mercurio, que tradicionalmente está vinculado a la comunicación más que a la creatividad. Así, la Luna gobierna los sentimientos y la tinta acuosa, el hombre planetario de Le Compost lo muestra dominando la cabeza (sede del intelecto), el dios de la luna egipcia Thoth fue el inventor del discurso y la escritura, Aristóteles decía que el cerebro era húmedo y por ello sujeto a la Luna (de ahí el término lunático), y la Luna es altamente visible, mientras que Mercurio es usualmente invisible.

(6) Venus mostró el efecto positivo más fuerte en el primer experimento de herencia, pero estuvo entre los más débiles o más negativos en el segundo y tercer experimento. Pero los otros planetas de Gauquelin eran igualmente variables en la herencia, por ejemplo Saturno estaba entre los más débiles en los primeros dos y más fuerte en el tercero. Tal variabilidad extrema no se observó para los profesionales, pero es de esperar para las familias, donde (a diferencia de los profesionales) no hay tema planetario fijo, por lo que el orden de los planetas es probable que varíe de un conjunto de datos a otro.

(7) Como se observa en la Parte 1 Figura 10 (tránsito de Venus), el tamaño no es un factor en la astrología. Tampoco es la distancia. Lo que importa es la mitología, que es por lo que Venus es visto como agradable y armonioso a pesar de tener un pronóstico meteorológico permanente de 450C bajo 90 atmósferas de dióxido de carbono y una niebla de ácido sulfúrico. Tampoco es Venus visto como cambiante a pesar de variar en brillo. La visibilidad no es importante en la astrología de hoy, pero fue en los días de Le Compost cuando (obviamente) sólo los planetas visibles eran conocidos. Incluso después de que se descubrieran Urano (1781) y Neptuno (1846), los almanaques del siglo XIX tendían a mencionar sólo los planetas visibles. Además, la velocidad finita de la luz significa que Júpiter o Saturno no son visibles en el horizonte hasta que están en realidad alrededor de 10 o 20 grados por encima de él, sin embargo, sus posiciones en los picos de sector no difieren en estas cantidades de los otros planetas Gauquelin. Lo que importa es la posición aparente de los planetas visibles, no su posición real o alguna otra variable física.

Captura de pantalla 2018-08-03 00.17.15.png

(8) No hay ningún vínculo con el Sol porque era el indicador exclusivo mediante la posición del signo de las tareas estacionales a realizarse en la tierra. En Le Compost este grabado en madera muestra el círculo de 12 signos fuera de un círculo de 12 imágenes que muestran tareas estacionales; Y las grabados en madera para cada mes muestran actividades mensuales como la cosecha en agosto, cada una con el signo relevante adjunto. Esto dejó a los cinco planetas visibles, cuyas posiciones se podían encontrar en los almanaques o mirando al cielo. Excepto la Luna, los tiempos de ascenso son lo suficientemente estables por una semana o dos, por lo tanto no se necesitaban buenas condiciones de visualización en un día en particular.

(9) ¿Por qué el tamaño de efecto planetario para los tiempos de nacimiento se redondea a la hora dos veces para los tiempos de nacimiento precisos? (Ver Figura 6). Esto es como decir que cuanto mejor sintonizamos nuestra radio, peor es la recepción. No es lo que esperamos. Ningún astrólogo, ningún escéptico, ni siquiera Gauquelin hubiera pronosticado un resultado tan extraño. Pero las horas falsas no necesitan ser precisas. Lo que importa es la posición diurna general del planeta, no su posición diurna exacta, por lo que la precisión con que los relojes se leerían normalmente no es necesaria. Los tiempos redondeados son bastante buenos, y como ventaja no levantan las sospechas de la oficina de registro como un tiempo de nacimiento preciso. En otras palabras falsificar aumenta el redondeo y también aumenta los efectos planetarios.

(10) ¿Por qué desaparecen los efectos planetarios cuando el nacimiento es inducido o asistido quirúrgicamente? Gauquelin había observado cómo “el efecto de Marte en campeones deportivos nacidos después de 1950 tiende a desaparecer” (Truth about astrology 1983: 176). Él atribuyó esto a la intervención médica, que había trastornado el momento natural del nacimiento y por lo tanto (en su opinión) los vínculos planetarios naturales. Pero, como­­­­ se muestra en la Figura 9, los vínculos planetarios entre padres e hijos también desaparecieron alrededor de 1940-1950, aunque no hubo evidencia de intervención médica, para lo cual Gauquelin no tenía explicación (Correlation 5 (1), 36-37, 1985). Sin embargo, el efecto médico (nacimientos cada vez más reportados por los médicos y cada vez menos por los padres) significó un fin progresivo a falsificar aparte de la auto-atribución, especialmente cuando la intervención ocurría ya que casi siempre sería en un hospital. Lo que explicaría la disminución de los efectos planetarios tanto para los campeones deportivos como para las familias. Después de todo, la idea de que se está evitando la falsificación es más plausible que la idea de que todos los hospitales y todas las parteras intervengan médicamente en todos los nacimientos. Además, el restablecimiento de la astrología en la década de 1930 significó un final gradual de las creencias populares y su coincidencia con los hallazgos de Gauquelin, ya sea por falsificación o auto-atribución. Si Gauquelin hubiera utilizado los tamaños de efecto en lugar de los niveles de significación, es concebible que hubiera llegado a la misma conclusión.

(11) Gauquelin descubrió que los altos niveles de actividad geomagnética al nacer no tenían ningún efecto sobre los vínculos planetarios con la profesión, pero parecían aumentar los vínculos planetarios con los padres. Suitbert Ertel utilizó un enfoque más sensible y no encontró efecto geomagnético ni para la profesión ni para la herencia (Correlation 9 (1), 5-23, 1989). Sin embargo, un efecto geomagnético no es incompatible con los artefactos sociales, por ejemplo, podría influir posiblemente en la disposición a la falsificación de la misma manera que se supone que influye en los ataques cardíacos, accidentes de tráfico, la severidad de la migraña, etcétera.

Los lectores de Correlation 19 (2), 20 (1), 20 (2), 21 (1), 21 (2), 23 (1) serán conscientes de que, según casi 90 páginas de argumentos densos de Suitbert Ertel, con Casi 50 páginas más en su sitio web http://www.psych.uni-goettingen.de/home/ertel/, artefactos sociales tal vez no pueden existir. Sin embargo, la estrecha coincidencia entre los artefactos sociales y cada uno de esos 22 misterios debe ser una pausa para el pensamiento. De hecho, si asumimos que la probabilidad de puntuar un sí puramente por casualidad es del 50%, la probabilidad de anotar 22 síes por pura casualidad es 0.522 o p = 0.000, 0002. En realidad, es probable que la probabilidad de puntuar un sí por casualidad sea muy inferior al 50%, por lo que la probabilidad de anotar 22 síes por pura casualidad es mucho menor que p = 0.000,0002. Después de todo, si en realidad era fácil explicar esos 22 misterios, alguien lo habría hecho hace mucho tiempo.

Los artefactos sociales no son una explicación

Pero no importa cuán estrecha sea la coincidencia entre los artefactos sociales y esos 22 misterios, y por insignificante que sea la probabilidad de que esta coincidencia ocurra por casualidad, los artefactos sociales siguen siendo artefactos, no una explicación de los efectos planetarios. Se convierten en una explicación sólo si los efectos planetarios desaparecen cuando los artefactos son controlados, como cuando los nacimientos son reportados por los médicos en lugar de por los padres y el niño es ignorante de sus planetas de nacimiento. Hasta ahora nadie sabe si lo hacen o no, aunque los escépticos podrían argumentar que el fracaso de Gauquelin en encontrar los efectos planetarios y hereditarios en los recientes nacimientos (véase el punto 10 arriba) ya ha puesto este punto a prueba. Pero una cosa es clara: los artefactos sociales deben ser controlados antes de que los investigadores puedan continuar con los asombrosos descubrimientos de Gauquelin.

Irónicamente, si los artefactos sociales resultan ser una explicación, se deduce que, contrariamente a lo que la mayoría de los críticos pensaba, los efectos planetarios en los datos históricos son de esperar, por lo que su ausencia sería más sorprendente que su presencia. Finalmente un extra. La existencia de artefactos de conducta social en los datos de Gauquelin lo convierte en un valioso nuevo recurso para los sociólogos que estudian el siglo XIX. Parece improbable que estos datos, que tomaron un esfuerzo heroico para recogerlos, sean nunca igualados. Ejemplos de cómo las creencias y las relaciones familiares bastante complejas pueden ser exploradas son dados por mí en la referencia citada abajo (2000: 33-37).

Agradecimientos

La idea de buscar artefactos sociales se produjo después de conversaciones entre Michel Gauquelin, Suitbert Ertel, Rudolf Smit y yo en Utrecht en enero de 1991, cuatro meses antes de la trágica muerte de Michel. En ese momento nunca imaginé que el trabajo tardaría ocho años en completarse, pero tal es el reto de los misterios de Gauquelin. Requirió un sinfín de visitas a las bibliotecas y acumular más de 10 kg de fotocopias. De las bibliotecas especializadas de Londres, aparte de la Biblioteca Británica, las de la Sociedad del Folclore, el Instituto Warburg y el Urania Trust fueron recursos clave. Desde entonces, se ha dedicado un año más a limpiar cabos sueltos y realizar pruebas adicionales.

Gracias a Peter Niehenke por la donación de datos DAV; A Colin Miles por la donación de software Astrocalc para calcular posiciones planetarias; A Rudolf Smit por donar varios libros de datos de Gauquelin; Y al fallecido Michel Gauquelin por haber donado desde 1975 copias de sus hallazgos a medida que eran publicados, y por muchas discusiones y asistencia inagotable durante los quince años de nuestro conocimiento.

Por comentarios útiles o por ayudar con la obtención de material, gracias a Susan Blackmore, Christopher French, Arthur Mather, David Nias, Mike O’Neill, Peter Roberts, Wayne Spencer, Mike Startup (todos de Reino Unido); A Barry Beyerstein, Ivan Kelly (Canadá); A Francoise Gauquelin, a Jacques Halbronn, a Wout Heukelom, a Francesco Maiello, a Arno Muller, a Rudolf Smit, ya Roberto van Gent (Europa). Especialmente gracias a Suitbert Ertel (Alemania) por proporcionar datos y material de referencia, por una incansable ayuda con la limpieza de datos, por comentarios críticos y por sugerir pruebas adicionales.

Finalmente agradezco a Wout Heukelom por haber invitado mi invasión inglesa a su revista holandesa Astrologie in Onderzoek, renombrada para la ocasión Astrology under Scrutiny, en la que los detalles técnicos completos de los artefactos sociales fueron publicados por primera vez con 300 referencias en Volumen 13: 1-72 , Noviembre de 2000. Incluye una crítica de Suitbert Ertel 73-84 y mi respuesta 85-87. Póngase en contacto con este sitio web para obtener información sobre cómo obtener copias, incluyendo una actualización de cuatro páginas publicada en mayo de 2002 que incluye pruebas adicionales, erratas y 14 referencias omitidas inadvertidamente. Una versión abreviada y más legible de lo anterior está en Skeptical Inquirer Mayo / Junio 2002: 33-38, con un desafío de Ertel y mi respuesta en Skeptical Inquirer Enero / Febrero 2003: 57-59,65.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s