Astrologia Experimental

Inicio » Controversias » Dignidades planetarias, normalidad y comunicación tóxica

Dignidades planetarias, normalidad y comunicación tóxica

Entradas recientes

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a 264 seguidores más

Las dignidades planetarias se basan en la idea de que los planetas y los signos están relacionados por afinidad. Cuando la afinidad es máxima (incluso podemos hablar de perfecta correspondencia) hablamos de planetas «en domicilio» (concepto relacionado con las «regencias»). Cuando no hay afinidad está debilitado (exilio y caída). Luego está la posibilidad de la «exaltación» donde el planeta se considera que está bien, que está en su dignidad, aunque no tan perfectamente como los planetas en domicilio.

Pienso que toda esta cuestión, fundamental en astrología, es extremadamente delicada. Puedo aceptar la idea del planeta en domicilio, que haya un planeta y un signo que sean como dos instrumentos que tocan la misma nota musical y vibran iguales. Lo que me parece especialmente problemático es la manera de comunicar estos planetas “debilitados» y eso por dos razones: 1) es un lenguaje que puede influenciar de forma negativa, 2) se interpreta que lo que no es igual al modelo ideal es malo e inferior.

Considero que todas las posiciones tienen su propia armonía, algunas más cerca del canon, pero todas tienen su belleza única, su propia musicalidad.

Otra analogía sería que todas las posiciones planetarias en los doce signos son armónicas, igual que no hay ninguna combinación de notas, dentro de una misma escala musical, que sean disonantes entre sí. De hecho, astronómicamente, todos los planetas guardan relaciones armónicas entre sí (ver fenómeno de la resonancia orbital), pues lo cósmico tiene tendencia al orden matemático (como efecto de leyes físicas) y, por lo tanto, a la armonía.

No obstante, incluso si aceptáramos ciertas disonancias o atonalidades, éstas aportarían nuevos colores que, con los arreglos armónicos correspondientes, permitirían la armonía general.

E incluso si aceptáramos que hay posiciones que pueden ser problemáticas o difíciles (aunque no diría nunca «malas» o valoraciones parecidas), cuidaría mucho el lenguaje. Y es que no estoy defendiendo ningún relativismo walt disney, ni estoy reivindicando un discurso ideológico, ni estoy haciendo una crítica a ninguna astrología en particular, sino que es una reflexión fruto de mi intensa y extensa experiencia en consulta astrológica y terapéutica, una reflexión sobre cómo una comunicación basada en una cosmovisión vertical puede hacer sentir a alguien inferior y condenado, y eso por hacer comparaciones y valoraciones innecesarias.

Por lo tanto, ante una carta natal determinada, recomendaría que se hablase directamente de cómo vivir esa singularidad (por lo que nos guardaríamos para nosotros mismos nuestros análisis y comparaciones), enfocándose en las posibilidades y tratando los límites con delicadeza y sin recreaciones, ayudando a que la persona conociera su musicalidad y le motivara afinarse, recrearse, expandirse en la obra musical que está llamada a ser.

No sin sus sombras, vivimos en la era de la diversidad y sabemos que el valor está en la variedad de formas, colores, armonías… En el pasado había una referencia normativa que era lo «perfecto», lo «ideal» y, sobre todo, lo «bueno», «deseable», «valioso», «superior». Pero hoy en día, cada vez con más fuerza, valoramos la realidad de forma más horizontal, abriéndonos a todas sus manifestaciones, sin imponer un sólo criterio reduccionista, sin hacer sentir mal, culpable o inferior a aquello que no encaja con la «normalidad» (que es un concepto envenenado), pues aquí lo único que importa es la normalidad de ser uno mismo.

En esta línea quiero recomendar el libro de la astróloga y amiga Lu Gaitán titulado «Asuntos de Venus. Astrología del placer«, de ediciones Koan (ver imagen), una obra amena, inteligente, bella, documentada y que se atreve a relativizar que solamente haya una forma de amar y vivir el placer. Y quién mejor que una geminiana escorpiana para hacer esto.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: