Astrologia Experimental

Inicio » Epistemología » ¿Por qué el lenguaje astrológico es un problema para los astrólogos y sus interlocutores?

¿Por qué el lenguaje astrológico es un problema para los astrólogos y sus interlocutores?

Entradas recientes

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 126 seguidores

Aleix Mercadé - Congreso Astrología

Trascripción de ponencia hecha por un servidor, Aleix Mercadé, en el II Congreso de Astrología de Barcelona celebrado el 24 de Noviembre de 2012. Ponencia titulada ‘¿Por qué el lenguaje astrológico es un problema para astrólogos y sus interlocutores? Un viaje a las desconocidas entrañas del lenguaje astrológico’ en la que intento demostrar que: 1) los astrólogos usamos mal el lenguaje y esto tiene consecuencias en nuestro conocimiento; 2) los conceptos astrológicos son superabstractos; 3) la ambigüedad que nace de lo abstracto es un problema que puede resolverse si elaboramos un sólido puente entre el mundo real y los superconceptos; y 4) los beneficios al desarrollar este puente podrían ser mayores de lo esperado.

 

……………………………………………………………………..

¿Por qué el lenguaje astrológico es un problema para astrólogos y sus interlocutores?

Un viaje a las desconocidas entrañas del lenguaje astrológico

Trascripción ponencia

II Congreso de Astrología

24 de noviembre de 2012

Sala de actos Biblioteca Jaume Fuster (Barcelona)

Ponente: Aleix Mercadé 

Hola, gracias por venir. Me llamo Aleix Mercadé y estoy muy contento de poder hablar hoy aquí. [EXTENDIDO: Llevo más de 8 años estudiando e investigando astrología. Durante mis estudios en la universidad estuve muy interesado en poder comprender los diferentes tipos de conocimientos (conocimiento científico, intuitivo, social, psicológico, estético, teológico, etc.) y sus respectivos límites pues no es lo mismo querer conocer el ADN de una gallina que los sentimientos de una madre hacia su hijo recién nacido. Para nada es lo mismo.

Estos estudios en la Universidad los aproveché para investigar qué tipo de conocimiento era el astrológico y fue entonces cuando empecé a preocuparme por las dificultades que creía que entrañaban las palabras y, en definitiva, el lenguaje utilizado por los astrólogos.]

Así pues, ¿de qué voy a hablar? De dos cosas que están muy relacionadas: de lenguaje y conocimiento. Y hablaré de ello desde un punto de vista psico-lingüístico y epistemológico. Por lo tanto, será una exposición técnica un poco difícil de comprender porque además no solemos alejarnos del lenguaje y analizarlo, solemos simplemente utilizarlo, estar en él. Igual pasa con el conocimiento, solemos utilizar el conocimiento, pero no solemos hablar del conocimiento como conocimiento.

Si os perdéis en algún momento pido por favor que no os preocupéis, que os dejéis llevar, que os dejéis sumergir, que os dejéis simplemente impregnar por el fondo de mis palabras. Esto, para la última parte de mi exposición, será más que suficiente.

Así pues, como decía, hablaré de dos cosas: del lenguaje astrológico y del conocimiento astrológico.

¿Y por qué voy a hablar del lenguaje y conocimiento astrológico?

Quizás pueda responder con una pregunta que es ¿Cuántas veces los astrólogos nos hemos encontrado con la sensación frustrante de que nuestro saber no era comprendido por nuestro interlocutor? O dicho de otro modo ¿por qué el conocimiento astrológico es difícil de comunicar y de pensar con precisión?

[EXTENDIDO: Decía que empecé a interesarme por el tipo de conocimiento que los astrólogos tenían entre las manos, y que durante mis lecturas y reflexiones empecé a percatarme que el lenguaje iba a ser clave para explicar muchas cosas. Esta misma reflexión me ayudaría a comprender mejor los problemas que me encontraría con otras disciplinas de conocimiento tan profundo como la alquimia, la interpretación onírica, la magia, la numerología, etc.

Lo más fundamental, y aunque parezca obvio, es que todo conocimiento supone utilizar lenguaje. Podría pensarse que esto no es del todo cierto, de que podemos tener conocimiento sin lenguaje. Sería extenso delimitar el uso que le doy al conocimiento pero sólo diré que cuando me refiero a conocimiento me refiero a conocimiento compartido y comprendido conceptualmente. No creo que sea fácil encontrar conocimiento del que no se haya escrito miles de libros, cada uno de ellos expresando su comprensión. Todo ello supone utilizar conceptos pero no todos los conceptos son iguales.

Algunos ejemplos y mencionar los conceptos referidos: aritmético (números, suma y equivalencias), lógico (variables, universales y condicionales), químico (hidrógeno, oxígeno, composición atómica), metafísico (ente, objeto, entendimiento, etc.), conductual (perro, ladrar, inmediatamente después, pitido) y astrológico (Sol, escorpio, casa 11).

¿Qué tiene de especial el conocimiento astrológico? ¿Cómo son sus conceptos? ¿Por qué son problemáticos?]

El fenómeno de la multi-referencialidad

Antes de empezar, quería mencionar un fenómeno propiamente astrológico y es la multi-referencialidad. La astrología es multi-referencial y ello significa que una misma carta natal puede tener manifestaciones diferentes.

La multi-referencialidad se muestra en la relación entre una carta natal y la vida específica de la persona de esta carta natal. Es la misma relación que encontramos entre el genotipo y el fenotipo.

¿Qué es el genotipo y el fenotipo? El genotipo es el ADN, el código genético. El fenotipo es lo que luego se manifiesta de este ADN y que depende del ambiente, de las circunstancias.

El ADN es como, por ejemplo, Mercurio en Aries. En ambos casos hablamos de un código. Y estos moluscos son como los comportamientos que observamos típicos de un Mercurio en Aries.

En astrología, como en genética, tenemos un código, un código astral, que según las circunstancias, se manifestará de una forma u otra. Y esto es la multi-referencialidad en la astrología.

[EXTENDIDO: Y quería hacer una aclaración más y es que a pesar de la variabilidad de conductas observables, todas estas conductas están limitadas, es decir, siempre quedarán subsumidas en lo que el código astral permite. Esto es lo que exactamente ocurre en el caso del código genético. Y es lo que le pasa a esta especie de moluscos donde colores y patrones de la concha son increíblemente variados. No obstante, hay diferencias pero está todo limitado, no hay conchas con formas diferentes ni tamaños diferentes. De la misma manera hay hombres altos y bajitos pero ninguno mide menos de 10 cm ni más de 4 metros.]

Lo más importante de todo esto, para mi ponencia, es que el lenguaje para expresar la misteriosa relación entre la carta natal y sus manifestaciones es un lenguaje que combina el lenguaje abstracto y el lenguaje concreto. Y es que los astrólogos, en mi opinión, no comprenden esto y, en consecuencia, no saben manejar con soltura la dinámica lenguaje abstracto-lenguaje concreto.

También en consecuencia no comprenden bien la relación entre el código astrológico y sus manifestaciones. Vemos cómo un problema lingüístico tiene importantes consecuencias en el propio conocimiento astrológico.

¿Por qué es tan problemático?

Abstracto-concreto astrología

El problema

El problema es que si decimos cosas abstractas no nos entenderán o nos malinterpretarán; y si decimos cosas concretas no acertaremos.

Lo que nos interesa sobretodo ahora es entender lo abstracto porque el lenguaje del conocimiento propiamente astrológico, como decía en la diapositiva anterior, es abstracto, muy abstracto. Y esto es problemático, gravemente problemático.

Pondré dos ejemplos que dejan en evidencia una problemática que 1) hay que poder explicar convincentemente, 2) hay que solucionar.

problema paradójico

¿Habéis escuchado alguna vez qué es el efecto Forer? Forer fue un psicólogo de mediados del S.XX que entregó unos test de personalidad a sus estudiantes. Después entregó a cada alumno un informe de su personalidad basado supuestamente en el test. Pidió a sus estudiantes que valoraran del 0 al 5 la calidad del análisis siendo 0 un análisis muy pobre y 5 un análisis excelente. La valoración media fue de 4,26. Sin embargo Forer había entregado a cada uno de sus alumnos exactamente el mismo análisis. Sorprendente. Y curiosamente, el informe de personalidad utilizaba un lenguaje abstracto extraído de los horóscopos de las revistas y diarios.

Otro ejemplo interesante fue el que protagonizó Sokal en 1996. Sokal es profesor de física de la University College London y envió a una revista postmodernistaun artículo escrito por él  titulado “Transgredir las fronteras: hacia una hermenéutica transformadora de la gravedad cuántica”. El artículo fue recibido y valorado muy positivamente por los editores postmodernistas, un círculo intelectual donde es característico el uso de un lenguaje muy abstracto. El artículo fue aplaudido por los editores de la revista y por supuesto fue publicado. Pero justo al ser publicado Sokal publicó otro artículo en otra revista donde reconocía que el artículo enviado a los postmodernistas era un sin sentido, era una recopilación inconexa de frases típicamente postmodernistas y teñidas de una superchería científica.

Contenido de la ponencia

-Empezaré poniendo un ejemplo para introducirnos en las diferencias entre lo concreto y lo abstracto.

-Seguiré haciendo una explicación de lo que son los conceptos y de lo que es exactamente la abstracción y la concreción.

-Después veremos qué tipo de conceptos utiliza la astrología.

-Y por fin, acabaremos dando una solución al problema.

1. Ejemplo

Voy a poner un ejemplo que nos ayudará a entrar el problema lingüístico.

Primera lista de afirmaciones referidas a la posición de Venus en Escorpio.

venus en escorpio

Segunda lista de afirmaciones referidas a la posición de Venus en Escorpio.

venus en escorpio

Comparación listas

¿Qué diferencias encontráis? O mejor dicho: ¿lingüísticamente en qué se diferencian ambas listas de afirmaciones?

Diapositiva8

La primera contiene afirmaciones mucho más abstractas.

¿Por qué? ¿Qué quiero decir con que son más abstractas?

En una primera aproximación a esta cuestión quiero decir que las primeras afirmaciones son más difíciles comprender con precisión. O visto de otra manera, son más difíciles de imaginar concretamente, más difíciles de ponerles una imagen o un sonido. Cuesta más imaginar una escena de película o de teatro que represente “el disfrute de los extremos”, que imaginar una escena de película o de teatro que represente “un abrazo”.

Los conceptos

Antes de explicar qué pasa con el lenguaje astrológico es importante entender que siempre que hay algún conocimiento, sea astrológico o de otro tipo, hay lenguaje. Es por eso que decía que el problema lingüístico tenía su repercusión en el propio conocimiento astrológico. También, es importante entender que siempre que hay lenguaje hay conceptos. Y que siempre que hay conceptos éstos tienen algún nivel de abstracción.

Tenemos: Conocimiento – Lenguaje – Conceptos – Nivel de abstracción

Por lo tanto, para comprender las dificultades del lenguaje y el conocimiento astrológico deberemos antes poder comprender qué son exactamente los conceptos y qué significa que los conceptos tengan niveles de abstracción. Después de ello, sólo después, será posible comprender la problemática de los conceptos astrológicos.

Si no entendéis algo, no os preocupéis, es absolutamente natural. Quiero explicaros por encima algunas cosas que aunque no entendáis del todo luego os ayudará a comprender la problemática y la solución que expondré al final.

¿Qué son los conceptos?

-Son las unidades elementales para el pensamiento y el conocimiento humano.

Así de importantes son. Y es que como decía, al hablar de conceptos estamos hablando de lenguaje, y al hablar de lenguaje estamos hablando de conocimiento. Por lo tanto al hablar de conceptos astrológicos estaremos hablando de conocimiento astrológico.

-Son conjuntos de objetos.

Los conceptos no refieren a un solo objeto sino que un mismo concepto lo podemos aplicar a muchos individuos. Por ejemplo, el concepto de silla no está asignado a una sola silla sino a muchas más. A todas para ser exactas, incluso para las ficticias. Fijaros cómo resuena aquí la multi-referencialidad.

-No son palabras aunque estén íntimamente ligadas a ellas.

Las palabras sólo son intermediarias. Las palabras sólo transportan el significado de los conceptos.

-Se comprenden con precisión si se sabe cómo se han formado.

La definición precisa de un concepto supone la definición de un proceso llamado el proceso de abstracción y que ahora explicaré con más detalle.

Veremos que la verdadera comprensión de un concepto va mucho más allá de la etimología de la palabra que transporta el concepto.

El proceso de abstracción

El proceso de abstracción es el proceso por el cual se forma el significado de un concepto. Este proceso explica 1) por qué un concepto tiene un significado y no otro, 2) por qué un concepto es más o menos abstracto.

El proceso de abstracción empieza a la mínima posibilidad de que podamos introducir palabras. Veamos qué quiere decir esto. Esto de aquí es el Mundo Real. ¿Qué es lo más simple que se puede decir de algo del mundo real? ¿Qué palabras son las más sencillas?

proceso de abstracción

Lo más básico es hacer una DESCRIPCIÓN sensorial. Por ejemplo, esta silla. De ella puedo hacer una descripción en términos sensoriales.  Describo lo que percibo: el color, el tamaño, la textura, el peso… A esto yo lo llamo lenguaje concreto y supone un nivel de abstracción muy bajo, de nivel 1. Diremos que cuanto más alto sea el nivel de abstracción más abstracto será el concepto utilizado.

Subamos un nivel de abstracción. ¿Cómo vamos más allá, cómo subimos un nivel de abstracción? Significando lo anterior…

Hay una gran diferencia entre DESCRIBIR y SIGNIFICAR, entre una descripción y una significación. Sólo por la posición donde están situadas podemos deducir que “describir” es algo menos abstracto.

DESCRIBIR es decir lo que uno ve, lo que uno toca, oye. Representa un nivel de abstracción muy bajo por esta razón.

Pero al SIGNIFICAR uno pierde de vista lo sensorial. A diferencia del “describir”, la acción de “significar” no necesita de lo sensorial porque no dice lo que sus sentidos perciben. La acción de “significar” necesita de lo ya conceptuado, de lo ya hecho lenguaje. Una descripción, no, necesita el mundo real.

¿Y qué es entonces significar? ¿Qué es exactamente? Significar es juzgar y abstraer.

Significar es coger esta silla y juzgarla en algún sentido. Por ejemplo, para mí una silla es un mueble. Estoy estableciendo una relación, esto implica JUZGAR, es hacer una relación. También podría juzgar esta silla de una forma más subjetiva, más personal, en ese caso, podría decir que esta silla es cómoda. Vemos cómo significar supone decir lo que una cosa es, y esto se puede hacer de una forma muy subjetiva o poco.

Por otro lado, significar también es ABSTRAER. Significar, además de ser un juicio de algo, es una abstracción de algo. Una abstracción de algo supone coger una parte de este algo, es decir, supone coger alguna propiedad de este algo y quedarte con esta propiedad como si fuera una totalidad y no sólo una parte. 

Aquí hay niveles, ya lo veis, por ahora sólo 2, pero pueden haber muchísimos más. Veamos cómo continua la cosa. Antes, para subir de nivel habíamos significado la descripción sensorial. ¿Y ahora? ¿Podemos significar la significación? Sí, podemos.

Y así podríamos seguir un nivel más, y otro, y otro, y otro…

abstracción

Veámoslo de otra manera. Por ejemplo, imaginaros que esta figura es una representación de esta silla. Y esta representación de esta silla sería fruto de una descripción donde habríamos percibido con los sentidos sus propiedades menos abstractas, más concretas.

Ahora, al decir que esta silla” es cómoda estoy significando, porque estoy juzgándola como cómoda y estoy abstrayendo de esta silla la propiedad de ser cómoda y que representa este cuadradito rojo, propiedad que estaba, para mí, implícita en las propiedades elementales de la misma manera que si la silla pesara una tonelada, la propiedad de ser “pesada”, también estaría implícita. Por supuesto, había dicho que se puede significar de una forma más o menos subjetiva y yo ahora he optado por algo subjetivo, yo me estoy involucrando en las significaciones. Si dijera que la silla es un mueble, la significación sería mucho menos subjetiva. Me involucraría muchísimo menos.

Sigamos.

Puedo significar que esta silla que es cómoda, por ser cómoda, es PRÁCTICA. ¡Pam! Otro juicio y otra abstracción: “La comodidad es práctica”. El cuadradito rojo que teníamos antes -y que representaba la propiedad de ser cómodo- también contiene sus propiedades y también le acabo de abstraer una propiedad en particular, en este caso, la propiedad de ser práctico.

Y ya llegados a este punto, para seguir y acabar de entender que es un concepto muy abstracto podríamos ir todavía más allá y significar esta silla tan práctica como algo BUENO. 

De todo esto quiero que os fijéis sobretodo en 4 cosas:

1) Que cuanto más significamos más subimos de nivel de abstracción.

2) Decía que al significar perdemos de vista lo sensorial, es decir, lo que se puede percibir por los 5 sentidos. Es decir, al significar se pierde de vista al mundo real. Ahora, con este ejemplo la pérdida de lo sensorial es evidente. Al significar utilizamos palabras que no tienen un referente tan preciso como decir “esta silla” o empezar a describir detalladamente cómo es la silla: su peso, color, textura, medidas, etc. Al significar hemos llegado a “algo bueno”. Si os pido, sin contextualizar, que penséis en “algo bueno” cada uno imaginará algo diferente, muy diferente, y ésta es una buena prueba de la pérdida de lo sensorial. Esto también significa que la pérdida de lo sensorial es directamente proporcional al incremento de la ambigüedad. O dicho de otra manera, cuánta más abstracción más ambigüedad.

3) Ahora, también podemos entender lo que decía antes: un concepto se define por su proceso de abstracción, es este proceso el que da como resultado el concepto en sí y es el proceso que debe también comunicarse si se quiere entender el resultado: el concepto. Esto quiere decir que al definir el concepto de “cómodo” debería poner, entre otros ejemplos, el de las propiedades de la silla. Algo así como “sí sí, es algo cómodo como la silla de la Biblioteca donde fue el congreso”. Sin referirnos a los niveles de abstracción más bajos nuestros conceptos no se entenderían o se malinterpretarían por culpa de la ambigüedad.

4) aquí ha aparecido BUENO como un concepto de nivel 4 de abstracción. Esto es completamente falso en rigor. Entre esta silla y lo bueno hay muchos otros niveles que he omitido. El proceso de abstracción no es necesariamente un proceso explícito sino que intuitivamente podemos saltarnos de golpe tantos niveles como queramos. Podemos, y de hecho lo hacemos constantemente, decir directamente que es una “buena” silla.

Cuanto más abstracto es un concepto…

concepto abstracto

Recopilando. Cuanto más abstracto es un concepto, cuanto más arriba está en el proceso de abstracción, cuánto más niveles tiene debajo…

… más objetos incluye. “Ser vivo” es más abstracto que “perro”. Bastante más. Si nos preguntamos qué hay más -si perros o seres vivos- entenderemos qué quiero decir cuando digo que lo abstracto incluye más objetos.

Además, este ejemplo menos subjetivo nos puede ayudar a entender lo que decía antes de los niveles OMITIDOS –y que habían permitido que un concepto tan abstracto como BUENO apareciera directamente como concepto de nivel 4 de abstracción. Entre “perro” y “ser vivo” existen otros conceptos que me he saltado pero que están implícitos en el proceso de abstracción. ¿Qué otros conceptos? ¿Qué otros niveles? Conceptos como “mamífero” y “vertebrado”. Estos conceptos son más abstractos que “perro” pero no tanto como “ser vivo”. Y como decía: cuanto más abstracto más objetos incluye: por ello, siempre habrán más mamíferos que perros, y siempre habrán más vertebrados que mamíferos, y siempre habrán más seres vivos que vertebrados.

Y siempre habrá solamente UN perro que sea exactamente el de la foto.

Otra propiedad de lo abstracto es que cuanto más abstracto es el concepto más ambiguo. Es decir, el concepto más abstracto es difícil (y complejo) de definir concretamente y esto causa ambigüedad en su comprensión. Así pues, se complica la comunicación, se complica la comprensión. He aquí una de las claves que nos interesa y es que la comunicación se basa en que lo que yo diga pueda ser comprendido por el otro, sin embargo, cuanto más abstracto menos accesible o más probable es que los procesos de abstracción -los cuales dan significado a los conceptos utilizados- sean distintos.

Es un buen momento para recordar los dos ejemplos: el test de Forer y el artículo de Sokal.

Cuando más concreto es un concepto…

concepto concreto

Y ahora dándole la vuelta a la forma de comprender lo que estaba explicando veamos qué ocurre cuando un concepto es concreto, cuando más abajo está, cuando menos niveles tiene abajo…

Cuanto más concreto es el concepto es más fácil formarse con la imaginación una escena como en una película…

No es lo mismo el concepto de “sonreír” que el concepto de “felicidad”. ¿Cuál de los dos conceptos se puede visualizar con más facilidad? Puedes imaginarte alguien sonriendo pero no puedes imaginar la felicidad. Bueno, sí, sí puedes, pero si lo haces lo más probable es que pienses en alguien sonriendo. Así pues, “sonreír” es más concreto que “felicidad”.
Cuanto más concreto es el concepto más fácil es comprender con precisión lo que exactamente quiere decir el otro. Esto es lo opuesto a la ambigüedad de lo abstracto. Qué es más fácil de comprender: ¿qué es sonreír o qué es la felicidad? O volviendo a ejemplos anteriores, qué es más fácil de comprender: ¿qué es un perro o la vida? ¿Una silla o qué es la practicidad?

3. Los conceptos astrológicos

¿Qué tipo de conceptos son los conceptos astrológicos?

Diapositiva15

¿Qué es lo que aquí estamos viendo? Son niveles de abstracción. Sólo que aquí los vemos desde un zoom muy alejado. Hay muchos niveles… ¿no os parece? Acordaros que a cada nueva significación un nivel más de abstracción y que no todos los niveles tienen que hacerse explícitos. No obstante, ahora sí que los estamos haciendo explícitos. Nivel 88…… y los conceptos astrológicos estarían en el ¡Nivel 200! ¿Os podéis hacer una idea de la abstracción que supone un concepto astrológico? ¿Os acordáis de lo que pasaba cuánto más abstracto era un concepto? ¿Os imagináis la cantidad de objetos que puede incluir un concepto astrológico? ¿Os imagináis lo ambiguo que puede ser un concepto astrológico?

Así es…No son conceptos abstractos normales. Su alto nivel de abstracción los convierte en superconceptos.

Y aunque parezca difícil comprenderlo, los superconceptos tienen otro nombre que seguro que será muy conocido por todos vosotros, sólo que nunca os habéis parado a pensar en que una de sus principales propiedades era la superabstracción.

¿Qué otro nombre tienen los superconceptos? Son SÍMBOLOS.  

Símbolos

¿Qué es un símbolo o superconcepto astrológico?

C.G. Jung, experto en simbología, caracteriza el símbolo como representación de algo “vago, desconocido u oculto para nosotros. (…) Nunca está definido con precisión o completamente explicado. Ni se puede esperar definirlo.”

Filosofías profundas como el taoísmo, disciplinas esotéricas como el tarot o la alquimia. Todas ellas hacen uso de símbolos. Y como en astrología, es absolutamente necesario. NECESARIO, porque jamás se podría evitar el uso de superconceptos.

Los símbolos o superconceptos contienen tanta sabiduría concentrada… es la única manera de tener consciente algunas verdades muy profundas. Es la única manera de poder contener dentro de nosotros de una forma consciente aquello que es casi infinito.  Es la única manera de contener realidades tan inmensas, cósmicas, en nuestras mentes tan ínfimas. Es la única manera de tener sintetizado lo que si estuviera mostrado en toda su extensión haría que nos estallara la cabeza.

símbolos

No me puedo extender pero diré que los símbolos delegan la mayor parte del trabajo de comprensión al inconsciente a causa de las limitaciones de nuestro consciente. El consciente, como decía, sólo se ocupa de buscar un modo de sintetizar toda la comprensión y este modo de sintetizar son los símbolos. Y es que el consciente es fundamental también en muchas de estas disciplinas pues el consciente es un buen director y organizador, pero como trabajador deja mucho que desear. Por ejemplo, según el psicólogo John Bargh, el consciente, en el mejor de los casos, sólo es capaz de procesar 50 bits/s. En cambio, el inconsciente puede procesar 11.000.000 de bits/s. Por otro lado, el psicólogo George Miller sostuvo, en 1956, que el número máximo de “cosas” que podemos mantener en nuestra memoria a corto plazo, en un momento dado, es siete, con un margen de error de más-menos dos. Los símbolos no suelen necesitar muchos ítems pero sin embargo esconden un número ingente de información. Pero esta información no es para el consciente sino para delegar al inconsciente.

[Extendido: Símbolo de Sagitario

Cuando digo “Sagitario” estoy diciendo una palabra que es un superconcepto, un símbolo. Un símbolo es aquello que cuando lo dices no piensas inmediatamente una definición bien delimitada sino que hay una sensación, pura semántica. Si al decir “sagitario” alguien, inmediatamente, piensa en una definición que cree definitiva, entonces es que no ha entendido nada. Sagitario no es fe, entusiasmo u optimismo. También estas palabras son superconceptos, símbolos menores que no pueden definirse. Recordar lo que decíamos del inconsciente y el consciente. El símbolo nos sirve para fijar en un cuadradito un área inmensa del universo, es una adaptación a nuestro limitado consciente.

Diapositiva19

Aprender o asumir un símbolo es algo largo, lo más alejado a la inmediatez. Asumir un área inmenso del universo –que es lo que hace un símbolo- nos obliga, si queremos hacerlo bien, a hacerlo poco a poco, digerirlo poco a poco, a modo de rumiante. Además, lingüísticamente, ahora sabemos que los conceptos se definen a través de su proceso de abstracción y el proceso de abstracción que define un superconcepto superabstracto era de doscientos niveles. Es un trabajo inmenso. Necesitamos nuestro superordenador llamado inconsciente.

He escogido el símbolo de Sagitario también porque a partir de su esencia podemos extraer una reflexión acerca de lo que es un símbolo y de su relación con el lenguaje y la comunicación efectiva.

Sagitario es un signo que refiere a un tipo de fuego muy especial: a las brasas, justo el tipo de fuego que permite el cocinar a fuego lento. No es casualidad que los Sagitario seamos los que utilizamos un lenguaje más abstracto, diría simbólico, como los Piscis. No es casualidad que los opuestos de Sagitario y Piscis, es decir, Géminis y Virgo, tengan la gran habilidad de ser concretos y precisos en el lenguaje, y cuyo planeta regente sea el planeta que permite la comunicación: Mercurio.]

Símbolo y multi-referencialidad

Podemos ver una estrella de 6 puntas y que hemos visto tantas veces en diferentes contextos.

símbolos y multireferencialidad

Una de las propiedades de los símbolos es que pueden luego manifestarse de muchas maneras.

En la estructura cristalina del agua, en la timina (base nitrogenada del ADN), en los panales de abejas, etc.

Una estrella de 6 puntas es una figura geómetrica. Vemos que la geometría es otro ejemplo de disciplina superabstracta. A los amantes de la numerología supongo que esto les será familiar.

Es lógico que la abstracción exista, es necesaria, pues fijaros la cantidad de objetos que implican. Lo mismo le ocurre a la astrología. Los conceptos astrológicos implican todos los objetos de la Tierra y, potencialmente, todos los objetos del sistema solar. La abstracción, insisto, es completamente necesaria. Es gracias a la abstracción que podemos pensar en todo ello.

La relación entre el símbolo y su manifestación es la misma que entre el genotipo y el fenotipo. Tanto en el caso del código astral como del código genético, estos códigos, que son una fuente de información, pueden MANIFESTARSE de diferentes formas en el individuo según el ambiente. Es decir, estos códigos pueden hacerse realidad de muchas maneras.

multireferencialidad
Astrología y multi-referencialidad

Veamos esto con un ejemplo. Imaginemos Venus en Escorpio. Estamos utilizando un lenguaje muy abstracto, superabstracto. Todos nosotros, los que llevamos años en esto, tenemos sensaciones, intuiciones e incluso tendremos flashes de lo que pueda significar. En una primera aproximación podría bajar el nivel de abstracción hasta decir cosas como “Amor intenso y magnético”, “Disfrute de los extremos”, “Percepción de las relaciones humanas como algo profundas”. Para sintetizar quedémonos sólo con “Disfrute de los extremos”, Esto se podría manifestar de formas diferentes. Podría hacer al nativo con Venus en Escorpio alguien que le gustara ver Películas de Terror, o bien alguien que comiera con ansias, con gula con prisas, o bien sería alguien bastante promiscuo que tendría sexo con varias parejas en una sola noche.

Vemos, pues, cómo pueden haber diferentes comportamientos a pesar de partir del mismo código astral. Es como ver diferentes moluscos con un ADN idéntico.

En todo este proceso habríamos bajado muchísimos niveles. Del superconcepto a la conducta observable están los 200 niveles de abstracción, por decir un número aproximado, que decía antes.

astrología y referencialidad

[EXTENDIDO: La analogía desde la abstracción

Aprovechando todo el ‘rollazo’ que os estoy pegando. Y antes de bajar al mundo, antes de pasar a la parte más práctica de mi exposición, quería hacer una última reflexión.

Muchos de vosotros pensáis que la astrología funciona por analogías pero seguro que hasta ahora nunca habéis comprendido que significaba exactamente. Ya sabéis que una analogía supone relacionar dos elementos de dominios diferentes. Es lo mismo que pasa con las metáforas. Para establecer una relación entre dos dominios tan diferentes es necesario ir a un nivel superior (más abstracto) donde, por ejemplo, “debatir” y “guerrear” compartan propiedades (“confrontar”). Así, en un nivel de abstracción superior donde ocurra esto sólo quedarán las similitudes en detrimento de las diferencias.

La superabstracción es la que permite relacionar diferentes manifestaciones en función de su referente abstracto. Sólo así se pueden relacionar lo mundanamente inconexo.]

abstracción y concreción- analogía

¿Qué solución propongo?

Recordemos cuál era el problema:

Si decimos cosas abstractas no nos entenderán o nos malinterpretarán debido a los problemas del lenguaje superabstracto.

Si decimos cosas concretas no acertaremos debido a la multi-referencialidad.

¿Qué solución me parece a mí la más razonable?

Conocer a la persona específica y conocer los niveles intermedios implícitos

1) Ocuparnos del fenotipo, del ambiente, de las circunstancias que nos ayuden a comprender cómo se manifiesta el código astrológico. Esto significa interesarnos por la persona específica, preguntar y observar con extremo cuidado a la persona.

2) Preocuparnos por la gran cantidad de niveles de abstracción intermedios y que están siempre implícitos como cuando decimos que un perro es un ser vivo y omitimos que son mamíferos y vertebrados. Estos niveles intermedios implícitos los llamo el PUENTE.

El puente son todos aquellos niveles IMPLÍCITOS -entre lo superabstracto y lo concreto- que nos saltábamos gracias a la intuición, gracias al inconsciente. EXPLICITAR los niveles intermedios es elaborar un puente, un sólido puente para salvar lo que hasta ahora ha sido un salto abismal. Por supuesto, la intuición y el inconsciente siempre jugarán un papel clave pero será la posibilidad de poder EXPLICITAR lo que mejorará 1) la calidad del conocimiento y 2) la comunicación.

Diapositiva21

¿Cómo conocer a la persona específica y construir este puente?

Trabajar mejor los niveles intermedios, es decir, explicitarlos, permitiría un adecuado conocimiento de los superconceptos astrológicos y, luego, la posibilidad de comunicar mejor el conocimiento de estos superconceptos.

Aquí hay, pues, dos direcciones.

No sólo es coger lo superabstracto e ir hacia lo concreto. Sino que también es coger lo concreto, conocer lo que pasa, e ir hacia lo superabstracto.

Por un lado, para trabajar mejor los niveles intermedios cercanos a lo superabstracto creo que es necesario, por un lado, el estudio de la simbología muy abstracta. Me refiero a la mitología y otros conocimientos sobre simbolismo. Además, por otro lado, para trabajar mejor los niveles superiores creo también necesario el estudio de teorías y conocimientos humanísticos, científicos, técnicos que estén implícitos en la simbología estudiada.

Por ejemplo, esto significaría que al estudiar el signo de Libra, además de estudiar su simbología, también estudiaríamos teorías científicas –y no científicas- relacionadas con el funcionamiento del propio instrumento de la balanza, teorías sobre las relaciones humanas, la empatía, la negociación, la justicia, etc.. También entrarían en juego teorías filosóficas sobre la dualidad, la tensión de los opuestos como el Yin Yang o Heráclito y su Logos.

Por otro lado, para trabajar mejor los niveles intermedios cercanos a lo concreto creo que sería fundamental tener herramientas para explorar el territorio, para describir los hechos, para recoger información de calidad. Esto lo hacen, por ejemplo, el método científico, técnicas para entrevistar personas y otros recursos. Son recursos de investigadores, periodistas, psicólogos, coachs, etc.

Siguiendo con el ejemplo de Libra, esto significaría, por ejemplo, tener en observación a un nativo nacido bajo el Sol en Libra y  hablar con él para saber sus gustos, rutinas, comportamientos, pensamientos, experiencias pasadas, expectativas futuras. También podría significar estudiar casos concretos donde pudiera observarse cómo se desarrolla una negociación o una relación humana o un momento de justicia.

El puente - Aleix Mercadé

Consecuencia de construir el Puente

– Consulta astrológica. Desaparece la ambigüedad, aparece la comprensión profunda entre el código astrológico y el comportamiento concreto del consultante. Poder especificar el puente permite a quien nos escucha entendernos. Por supuesto, haber construido el puente ha comportado muchas entrevistas para conocer a nuestro paciente independientemente del conocimiento astrológico.

Wundt

-Progreso del conocimiento astrológico. Esta es la foto de Wilhelm M.  Wundt, fundador del primer laboratorio de psicología experimental en 1879. Hasta entonces la psicología había estado fundida a la filosofía. Ejemplos claros son Immanuel Kant o el maestro de Wundt, Hermann von Helmholtz.

La creación de una línea de estudio de la psique puramente experimental desembocó en la psicología científica. La cantidad de conocimientos adquiridos desde entonces son de incalculable valor para la comprensión de nuestra psique.

La experimentación en astrología podría aportar también incalculables beneficios a nuestra disciplina.

Lo que es necesario explicar es que crear una línea de investigación astrológica basada en el método deductivo-inductivo no convertiría la astrología sólo en una ciencia. Será siempre mucho más pues la astrología trata con símbolos. La astrología nunca sería sólo una ciencia igual que la psicología, a pesar de todos los conocimientos científicos y técnicas acumuladas, nunca será sólo una ciencia.  

El psicólogo actual tiene también a su disposición conocimientos y técnicas no científicas. En este sentido, la psicología no se ha emprobrecido. Todo lo contrario. Una astrología científica tampoco empobrecería la astrología. Los astrólogos tendrían a su alcance tanto conocimientos científicos como no científicos.

El reduccionismo, es decir, la convicción de que sólo es válido el conocimiento científico no convierte el conocimiento científico en algo a evitar. Son las personas las que eligen, son las personas que son psicólogos los que toman la decisión de estudiar el sistema nervioso y después a Ken Wilber o Jung. Son las personas que son psicólogos las que luego eligen que sólo comprenderán la psique humana a partir de una sola corriente. No existe el reduccionismo, existen los reduccionistas. La ciencia no es reduccionista, sólo es conocimiento claro, altamente definido y contrastado, información y procedimientos de gran calidad. Son los reduccionistas los ignorantes, no el método.

Es por todo ello que me gustaría animar a los astrólogos a que, conscientes de las dificultades epistemológicas aquí hoy explicadas, quieran interesarse más por los puentes que harían de la astrología científica una disciplina tan apasionante como ya lo es ahora.

 

Resumen

 -Los astrólogos usamos mal el lenguaje y esto tiene consecuencias en nuestro conocimiento.

-Los conceptos astrológicos son superabstractos.

-La ambigüedad que nace de lo abstracto es un problema que puede resolverse si elaboramos un sólido puente entre el mundo real y los superconceptos.

-Este puente también es necesario para la multi-referencialidad.

-Los beneficios al desarrollar este puente podrían ser muy grandes.

-La abstracción de esta ponencia es un claro ejemplo de lo que he tratado de decir.

…………………..

Autor: Aleix Mercadé

aleix@cosmograma.com   

Anuncios

5 comentarios

  1. Coincido con la propuesta del trabajo. De hecho, los antiguos aprendían mirando el cielo, o sea, lo que pasaba en la naturaleza. A nosotros nos han llegado “conclusiones” sin los argumentos que le dieron origen, por eso muchos conceptos parecen super-abstractos, porque desconocemos la conexión con la realidad. No quiero extenderme con ejemplos, pero he allí el problema de la enseñanza de la Astrología y de nuestra práctica.
    Muy buen tema. Saludos!

  2. Genial, Ezequiel, muchas gracias por comentar!

  3. lore dice:

    gracias!!!!

  4. […] ¿Por qué el lenguaje astrológico es un problema para los astrólogos y sus interlocutores? […]

  5. […] Y lo más importante para mí: la Astrología no tiene nada que ver con el Tarot. Su fundamentación y práctica tiene diferencias demasiado importantes. En Astrología, hay pretensión de verdad, no es parte de un proceso mayéutico, una especie de hermenéutica o, peor, una ciencia oracular. La realidad astronómica configura nuestro ser más allá de toda interpretación por parte de los intérpretes: los astrólogos. Para entender esa diferencia creo que es necesario comprender la naturaleza de los símbolos: aquí. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s